l@s zapatistas no están sol@s.

Infos

Esta es la nueva pagina de europa Zapatista : Contiene noticias y artículos publicados en los sitios web y blogs de los diferentes colectivos europeos solidarios con l@s zapatist@s y con los de abajo y a la izquierda. Permitiendo así colectivizar e intercambiar la información desde nuestros rincones.

Estado de la pagina

Número de artículos:
10  15  20 

 

«¡Después de la Peste, la Guerra!»

Nueva Guerra Fría, caracterización de un conflicto interimperialista, los roles de los Estados involucrados y las iniciativas para resistir la invasión

Comunicado N° 77 de la Unión Popular Anarquista – UNIPA, 01/03/2022

«El Estado moderno, por su esencia y por los objetivos que se propone, es por la fuerza un Estado militar, y un Estado militar está condenado, no menos obligatoriamente, a convertirse en Estado conquistador; si él mismo no se propone vencer, será vencido, por la sencilla razón de que dondequiera que exista la fuerza, debe manifestarse o actuar»

BAKUNIN, Estatismo y Anarquía, 2003, p. 36.

Los pueblos del mundo aún sufren los terribles efectos de la peste -la pandemia del Covid-19, que sembró muerte, más de 6 millones de muertos en todo el mundo, miseria y hambre, mientras avanza una nueva amenaza: la guerra.

El 24 de febrero Ucrania fue invadida por tropas rusas comandadas por Vladimir Putin, del partido ultraconservador Rusia Unida. La semana anterior, el gobierno ruso reconoció la “independencia” de las provincias ucranianas de Donetsk y Lugansk, en Donbass, al este del país, rompiendo los acuerdos firmados en Minsk en 2014 y 2015, que habían establecido un alto el fuego en la región. Putin está repitiendo la estrategia que usó en 2008 cuando ocupó militarmente Georgia, una ex república de la ex Unión Soviética, ubicada en la región del Cáucaso.

Para entender la escalada de los conflictos militares entre Rusia y Ucrania, es necesario entender que la geopolítica global actual está determinada por la “Nueva Guerra Fría”(1) y por el momento de transición en el sistema-mundo capitalista, marcado desde que se produjo el declive de hegemonía norteamericana y surgimiento de un nuevo bloque imperialista, Moscú-Beijing, que rivaliza con el bloque EE.UU.-UE-Inglaterra.

1. La expansión de la OTAN en Europa del Este y la construcción de la Rusia imperialista

Fundada en 1949, la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), alianza militar transatlántica del bloque capitalista durante la Guerra Fría, no se extinguió con el desmantelamiento de la URSS en 1991, al contrario, la OTAN se expandió con la adhesión de nuevos países del Este de Europa, ex miembros del Pacto de Varsovia, un acuerdo militar de 1955 establecido entre los países del entonces bloque socialista.

Expansión de la OTAN desde1997
*Rusia anexionó Crimea en 2014

En 1999, la OTAN incorporó Hungría, Polonia y la República Checa. En 2004, Bulgaria, Rumanía, Eslovaquia, Estonia, Letonia, Lituania y Eslovenia, los cuatro últimos formaban parte de la antigua Unión Soviética. Albania y Croacia se unieron en 2009, Montenegro en 2017 y Macedonia del Norte en 2020, lo que elevó el número total de países miembros a 30.

Es importante señalar que, en el mismo período, la Unión Europea (UE) también se expandió, incorporando países de Europa del Este y ex repúblicas soviéticas. Hubo una verdadera ofensiva política, militar y económica para integrar al bloque imperialista hegemónico, EE.UU.-UE-Inglaterra, los países que formaban parte del extinto bloque socialista y, en consecuencia, aislar a Rusia en un intento de evitar el surgimiento de una contra-potencia hegemónica en Europa/Asia.

A su vez, Putin se dedicó a convertir a Rusia, heredera del arsenal nuclear de la antigua URSS, en una potencia imperialista. Su primera acción fue todavía como primer ministro del entonces presidente Boris Yeltsin (1991-1999), cuando masacró a los separatistas chechenos, que habían luchado entre 1994 y 1996 por la independencia de Chechenia, en la región del Cáucaso. Tras la dimisión de Yeltsin, Putin gana las elecciones presidenciales y continúa con su escalada militarista.

En 2002, Putin consolidó la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), una iniciativa de alianza militar establecida en 1992, pero implementada solo diez años después. Los miembros actuales de SCOT son Rusia, Kazajstán, Bielorrusia, Armenia, Tayikistán y Kirguistán.

En 2008, las tropas de Putin invadieron Georgia, con la justificación de garantizar la “independencia” de las provincias de Osetia del Sur y Abjasia, que habían sido apoyadas por separatistas prorrusos. Después de cinco días de guerra, se firmó un acuerdo de alto el fuego.

Gasoducto NordStream-2

En el ámbito económico, el gobierno de Putin firmó dos importantes acuerdos de cooperación energética con el gobierno alemán: el gasoducto Nord Stream, concluido en 2012 para transportar gas natural con la estatal rusa Gazprom a través del Mar Báltico, desde la ciudad rusa de Vyborg hasta el ciudad alemana de Greifswald, y Nord Stream 2, terminado en septiembre de 2021 pero aún no operativo, transportando gas desde la ciudad rusa de Narva hasta la ciudad alemana de Lubmin. El proyecto fue financiado por transnacionales europeas del sector energético: OMS, Engie, Wintershall Dea, Uniper y Shell.

Actualmente el gas ruso se transporta a través del gasoducto que pasa por Ucrania, con el Nord Stream 2 en funcionamiento, el gas llegará directamente a Alemania y otros países de la UE. Eso supondría un gran daño económico para Ucrania, que cobra peaje por el gasoducto que atraviesa su territorio.

Sin embargo, la principal alianza de Putin es con el gobierno chino, ya que la formación del emergente bloque imperialista Moscú-Beijing permite rediseñar el orden mundial. Esto se hizo explícito a principios de febrero, durante los Juegos Olímpicos de Invierno en China, cuando Putin y el presidente chino, Xi Jiping, hicieron una declaración conjunta anunciando un “nuevo orden mundial”:

Hoy, el mundo está experimentando grandes cambios y la humanidad está entrando en una nueva era de rápido desarrollo y profunda transformación. Ve el desarrollo de procesos y fenómenos como la multipolaridad, la globalización económica, el advenimiento de la sociedad de la información, la diversidad cultural, la transformación de la arquitectura de la gobernanza global y el orden mundial; existe una creciente interrelación e interdependencia entre los Estados; surgió una tendencia hacia la redistribución del poder en el mundo; y la comunidad internacional muestra una creciente demanda de liderazgo para un desarrollo pacífico y gradual. (Declaración conjunta, China-Rusia, 4 de febrero de 2022).

La declaración chino-rusa apunta al esfuerzo por consolidar el bloque imperialista emergente, Moscú-Beijing, en oposición al bloque imperialista hegemónico , Washington-UE-Londres, en una demarcación de los polos en conflicto en la Nueva Guerra Fría. Además de los acuerdos de cooperación entre China y Rusia, especialmente sobre los intereses económicos chinos en la Nueva Ruta de la Seda (2) y las medidas para dejar de usar el dólar en sus transacciones bilaterales, Putin y Xi Jiping pueden avanzar hacia alianzas militares.

2. Ucrania como escenario de los conflictos de la Nueva Guerra Fría

El avance de las tropas de Putin sobre territorio ucraniano puede considerarse el primer conflicto bélico de la Nueva Guerra Fría que contrapone explícitamente los distintos intereses de los bloques imperialistas que se disputan la hegemonía en el nuevo orden del sistema-mundo. Desde la disolución de la URSS, Ucrania ha sido escenario de disputas entre grupos internos pro-Europa/OTAN y pro-Rusia.

En 2004, estalló una serie de protestas en la capital, Kiev, que se conoció como la “Revolución Naranja”, ya que los manifestantes portaban carteles naranjas. Las protestas se produjeron porque los partidarios de Viktor Yushchenko, de la coalición neoliberal pro-Europa Nasha Ukrayina (Nuestra Ucrania), acusaron de fraude las elecciones ganadas por Viktor Yanukovych, del Partido de las Regiones de habla rusa . Con el apoyo de la UE y EE. UU., se celebraron nuevas elecciones y ganó Yushchenko. Este resultado iba en contra de los intereses de Putin, pero los grupos prorrusos dieron la vuelta a la situación con la victoria de Yanukovych en las elecciones de 2009.

Casi una década después de la “Revolución Naranja”, en 2013, las golpizas de Berkut (fuerzas policiales especiales) a estudiantes manifestantes provocaron nuevas protestas masivas . Los estudiantes estaban en contra de la negativa del entonces presidente Viktor Yanukovych a firmar el acuerdo de asociación con la UE. Estas palizas sirvieron como un llamado a la acción para muchos segmentos de la sociedad que salieron a las calles en oposición al acusado gobierno de Yanukovych. Las protestas se conocieron como Euromaidan, “ euro” porque eran protestas a favor de Europa y “maidan” porque los manifestantes se concentraron en la plaza Maidan Nezalejnosti en Kiev.

En las protestas, los manifestantes eran una multitud heterogénea: activistas de extrema derecha con sus símbolos, líderes liberales que hablaban de los valores europeos y la integración europea, ucranianos comunes que se pronunciaron contra el gobierno y algunos izquierdistas. Protestas contra el sistema político del país. Los oligarcas anti-Yanukovych financiaron la protesta como una oportunidad para salvar sus negocios. Hubo un descontento generalizado, dadas las condiciones socioeconómicas del país que se deterioraron con el tiempo, provocando un aumento de la pobreza y la miseria entre los trabajadores.

Aprovechando la situación, las fuerzas políticas de extrema derecha interfirieron activamente en el movimiento. Rápidamente se alinearon y se convirtieron en una fuerza organizadora, gracias a que crearon los primeros destacamentos de combate e invitaron a todos a unirse a ellos, entrenándolos y dirigiéndolos.

Batallón Azov
Tormenta Grupo Rusich

La extrema derecha financiada por EEUU-UE-Inglaterra formaron el Batallón Azov, que combatieron en Donbass y que luego se incorporó a la estructura estatal ucraniana. También financiaron otras formaciones militares fascistas como la Unidad Voluntaria Ucraniana “Sector Derecha” [Pravyi Sektor] y la Organización de Nacionalistas Ucranianos. Del lado “separatista” financiado por Rusia para hacer la guerra en Donbass, tenemos la milicia neonazi Viking Battalion, el “Storm Group Rusich” y la Unión Nacional Rusa, entre otras iniciativas de tipo reaccionario. Lo que expone que la interpretación del conflicto como una guerra donde Ucrania representa el nazismo y Rusia el antifascismo, sólo existe para la izquierda pequeñoburguesa y no se corresponde con la realidad de la composición social e ideológica de las tropas y milicias involucradas en el conflicto. conflicto.

Fue en este contexto de Euromaidán que Putin ordenó la anexión militar de Crimea a Rusia y que se firmaron los acuerdos de Minsk.

El ascenso de la extrema derecha se debe a que se organizó mejor en situaciones críticas y supo sugerir métodos efectivos para combatir a otros rebeldes. El actual presidente Vladimir Alexandrovich Zelensky fue elegido en 2019 en el mismo contexto de descrédito de la población con el sistema político-económico ucraniano. En representación de las élites conservadoras y neoliberales pro-Europa, Zelensky aprobó cambios a la constitución ucraniana que exigen la membresía en la UE y la OTAN, una vez más en contra de los intereses de Moscú.

3. La caracterización del conflicto interimperialista de la Nueva Guerra Fría

No hay duda de que Ucrania está sirviendo de escenario para un conflicto interimperialista entre el bloque hegemónico Washington-UE-Londres y el bloque emergente Moscú-Beijing. Pero para una mejor comprensión de este conflicto, es necesario caracterizar mejor las disputas interimperialistas en el contexto de la Nueva Guerra Fría.

La perspectiva bakuninista define el imperialismo contemporáneo de la siguiente manera:

“el imperialismo es el proceso y la política mediante la cual ciertas sociedades estatales subordinan y abarcan otras sociedades y territorios, constituyendo así imperios, como la cúspide de una jerarquía regional o mundial. El imperialismo se genera por la tendencia de los Estados a luchar entre sí y a constituir una relación y sistema de poder asimétrico” (VII CONUNIPA – 2019)

Este sistema de poder asimétrico no es solo económico, sino una combinación de jerarquías: 1) política, 2) económica y 3) social y cultural-simbólica. Por lo tanto, la invasión rusa debe ser vista dentro de este contexto entre potencias en declive y el surgimiento de nuevos poderes estatales que están desafiando el poder hegemónico de los Estados Unidos. Este movimiento no se puede hacer sin el proceso de subordinación y colonización que implica la ocupación territorial con miras a 1) controlar gobiernos y grupos en los territorios ocupados, 2) concentrar los recursos económicos y explotar y subordinar aún más a los trabajadores y 3) promover una identidad en los territorios locales, poblaciones desde el punto de vista de las fuerzas invasoras. El pronunciamiento de Putin fue esclarecedor sobre este último aspecto,

Así, a diferencia de lo que imaginan los enfoques reformistas socialdemócratas y comunistas, el hecho de que Putin no esté en el mismo bloque de poder internacional que EE.UU.-UE-Inglaterra no le impide implementar una política imperialista basada en el poder militar-nuclear y economía del estado ruso. Lo que vemos hoy es que el bloque chino-ruso presenta, en ocasiones, una política contrahegemónica al imperialismo estadounidense y sus aliados europeos. Esta oposición es, de hecho, un conflicto político-militar entre dos bloques imperialistas que se disputan la hegemonía en el actual sistema mundial.

Por tanto, la invasión rusa es una respuesta al viejo orden imperialista, demostrando toda su capacidad para subordinar y colonizar un Estado-nación en base única y exclusivamente a sus intereses geopolíticos, económicos y socioculturales. Ucrania es un escaparate de esta demostración de fuerza del estado ruso. Asegurar el control del gobierno de Kiev, asegurar el suministro de gas a Europa y mantener a las oligarquías burguesas bajo control ruso y expandir el nacionalismo ruso conservador.

Así, los Estados más pequeños y débiles están condenados a estar subordinados a una potencia imperialista si no quieren que sus fronteras sean invadidas y anexionadas al antojo de los Estados imperialistas y en interés de sus clases dominantes.

4. Resistencia

Lejos de un futuro mejor para nuestro pueblo, la invasión de Ucrania marca el comienzo de una nueva intensificación de las disputas interimperialistas. Esto significa la profundización del desempleo, la miseria, la sobreexplotación, las desigualdades, la destrucción de la naturaleza, la expropiación masiva de campesinos y pueblos originarios. Las crisis del capital y las insurgencias populares, como el levantamiento zapatista de 1994, la Revolución del Kurdistán de 2012 en Rojava y el levantamiento de 2019 en Irak, serán fuerzas sociales populares fundamentales que podrían acelerar, retrasar o incluso frustrar los intereses imperiales-coloniales en juego en el Nueva Guerra Fría.

En el campo anarquista de las conocidas organizaciones que se preparaban para tales hechos, estaba la Confederación Revolucionaria de Anarcosindicalistas Makhno (RCAS Makhno), pero terminó disolviéndose durante los conflictos. Sin embargo, con la invasión rusa, los sectores anarquistas han llamado a la organización y resistencia armada. En Kiev se formó el Comité de Resistencia de Kiev, que es un centro de coordinación de anarquistas y antifascistas que actúan tanto en los medios de comunicación como en la ayuda mutua y la resistencia en zonas de conflicto. En ese sentido, actúan para defender a los trabajadores de la invasión y hacer avanzar la política anarquista entre el pueblo, presentando el programa anarquista como una alternativa real a la Revolución Social.

Comité de Resistencia de Kiev

Uno de los límites de la acción de los anarquistas es la ausencia de una articulación internacional, lo que llamamos la Red Anarquista Internacional , con capacidad, por ejemplo, de coordinar boicots internacionales para combatir a los Estados y capitalistas que explotan y masacran a los pueblos del mundo. 

La posición de los anarquistas revolucionarios debe ser la de boicotear la guerra, fortaleciendo el internacionalismo de la clase obrera, sus posiciones antimilitaristas y antiimperialistas, entendiendo la lucha contra el imperialismo como parte de la lucha contra el estatismo. ¡La ocupación rusa debe ser combatida y denunciada y la guerra imperialista debe ser boicoteada por los trabajadores, transformándola en una guerra de clases llamando a la clase obrera de todo el mundo a la HUELGA GENERAL CONTRA LA GUERRA IMPERIALISTA! De la lucha contra la invasión rusa transformarse en una guerra de clase (3) por la organización de la Revolución Social. El único medio de salvación para el pueblo ucraniano.

Colectivos anarquistas y militantes protestando en Alemania contra la guerra.

Contra la toma de territorios bajo cualquier pretexto, contra el envío del ejército ruso al Donbass, contra la militarización.

¡Contra la guerra!

¡Por el fin de la OTAN!

¡Por la Revolución Social!

NOTAS

1 La disolución de la URSS y del “bloque socialista” en la década de 1990 es parte de las nuevas relaciones de poder instituidas por el neoimperialismo. En ese momento, la hegemonía estadounidense alcanzó su punto máximo, garantizando una década de poder unilateral, bajo el signo imperial-colonial de la “Pax Americana”. Este período, sin embargo, comenzará a cambiar, evolucionando hacia lo que caracterizamos como una Nueva Guerra Fría, expresada en la polarización EE.UU.-UE vs Rusia-China, intensificada por la nueva ola de colonización mundial. A pesar de la costumbre de analizar ideológicamente la guerra fría actual (con anacronismos que reproducen “capitalismo vs socialismo”), no tiene esta característica. Representa la disputa de dos modelos distintos de desarrollo del capitalismo y el poder imperial. ( VII CONUNIPA )

2 La Nueva Ruta de la Seda fue concebida por el gobierno chino en 2013 y consta de varias inversiones, especialmente en las áreas de transporte e infraestructura, con el objetivo de la conexión comercial entre Europa, Medio Oriente, Asia y África, tanto por tierra, formando un cinturón, y por rutas marítimas, pasando por el Océano Pacífico, cruzando el Océano Índico y llegando al Mar Mediterráneo.

3 Bakunin defendía que la guerra imperialista debía transformarse en guerra civil, como única forma de defender la Francia Popular y conquistar los Imperios. Tal política se haría célebre más tarde en las frases de Lenin, que guiaron la revolución rusa, «Convertir la guerra imperialista en guerra civil», y se refiere claramente a la política de la Comuna, que había sido elaborada políticamente por Bakunin incluso antes del levantamiento de los Comuneros, en el documento “Cartas a un francés” (1870). ( UNIPA ).

Fuente

Versión PDF