l@s zapatistas no están sol@s.

Infos

Esta es la nueva pagina de europa Zapatista : Contiene noticias y artículos publicados en los sitios web y blogs de los diferentes colectivos europeos solidarios con l@s zapatist@s y con los de abajo y a la izquierda. Permitiendo así colectivizar e intercambiar la información desde nuestros rincones.

Estado de la pagina

Número de artículos:
10  15  20 

 

Caminos de la Resistencia: "renuevan las estrategias de la guerra de baja intensidad"

tags : pl-fr,

NotiFrayba: Los Caminos de la Resistencia, informe Frayba 2016


Este Centro de Derechos Humanos presentó su informe anual “Los caminos de la resistencia” que corresponde al segundo semestre del 2015 y el primero del 2016 llamado “Los Caminos de la Resistencia” con el reivindicamos la existencia de personas que transitan por la resistencia buscando vida digna frente a la realidad sanguinaria que vivimos en México. Manifestamos también que los ataques recientes a la autonomía zapatista mantienen vigente y al mismo tiempo renuevan las estrategias alrededor de la guerra de baja intensidad en el estado de Chiapas. 

Lee el informe completo:  

Escúcha y comparte:

Joint Pronouncement from the CNI and the EZLN for the Freedom of our Mapuche Sister Machi Francisca Lincolao Huircapan

.

Joint Pronouncement from the CNI and the EZLN for the Freedom of our Mapuche Sister Machi Francisca Lincolao Huircapan

 

15940701_10210231657480777_6635069475470613178_n

To the Mapuche People:
To the Chilean People:
To the International Sixth:
To the Media:

We peoples, nations, and tribes of the National Indigenous Congress send a fraternal greeting of solidarity to Machi [1] Francisca Lincolao Huircapan, of the Mapuche People, in Chile, imprisoned since March 30, 2016. We know that compañera Machi Francisca is on a hunger strike to demand the justice that the bad government of Chile has denied her by keeping her imprisoned for the crime of continuing to defend the natural resources, sacred places, and cultural rights of her people. They are letting her health deteriorate to the point that it threatens the life of the compañera, whose state of health is summarily delicate.

We denounce the fact that while the Chilean government represses Machi Francisca, they blatantly protect transnational capitalists and bosses such as the landlord Alejandro Taldriz, with his illegal logging that the corrupt state works to protect.

The National Indigenous Congress and the EZLN demand:

  1. The immediate release of compañera Machi Francisca Lincolao Huircapan.
  2. An end to the repression against the dignified Mapuche people and the revocation of the racist and repressive Anti-terrorist Law that is meant to criminalize the territorial defence of the Chilean Originary Peoples.
  3. Absolute respect for the Mapuche territory.

January 2017

For the Full Reconstitution of our Peoples
Never again a Mexico without us

NATIONAL INDIGENOUS CONGRESS
ZAPATISTA ARMY OF NATIONAL LIBERATION

 

[1] A machi is a traditional healer and religious leader in the Mapuche culture of Chile and Argentine. Machis are more frequently women than men

 

http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2017/01/14/joint-pronouncement-from-the-cni-and-the-ezln-for-the-freedom-of-our-mapuche-sister-machi-francisca-lincolao-huircapan/

.



.


la ALQUIMIA ZAPATISTA "aspira a liberarse, a curare, a purgar los parasitos"

tags : ezln, pl-fr, zapatista,
ALQUIMIA ZAPATISTA.
2 de enero del 2017.
  El valor de la palabra es algo que cuidamos mucho.  Cuando nos referimos a alguien, no sólo lo nombramos, sino que también nombramos su estar con nosotras, nosotros.
  Así decimos “hermano”, “hermana”; pero cuando decimos “compañera”, “compañero” hablamos de un ir y venir, de alguien que no está fuera, sino que, junto nuestro, mira y escucha el mundo y por él lucha.
  Menciono esto porque está aquí, junto nuestro, el compañero zapatista Don Pablo González Casanova, quien, como es evidente, es en sí mismo un municipio autónomo rebelde zapatista.
  Como está aquí el compañero Pablo González Casanova, voy a tratar elevar el nivel y el rigor científico de mi exposición, evitando toda clase de albures (en grande o en chiquito, presten atención).
-*-
  Alquimia.  Antes de que agoten su saldo consultando en sus celulares y tabletas qué es “alquimia”, en “Wikipedia”, y que me abrumen con toda clase de definiciones, les aclaro que con esto nos estamos refiriendo a un antecedente, a un paso previo (si es necesario o no, ahí lo vean) a la constitución de una ciencia como tal.  O como como decía el finado SupMarcos, “la alquimia es una ciencia enferma, una ciencia invadida por los parásitos de la filosofía, el “saber popular”, y las evidencias que saturan el complejo mundo de la comunicación actual”, según se puede leer en uno de los documentos que dejó a su muerte.
  En ese texto, el difunto señalaba que la alquimia no era necesariamente un antecedente de la ciencia en el sentido de la expresión “toda ciencia fue alquimia antes de ser ciencia”, sino que era una no-ciencia que aspiraba a ser ciencia.  Dice también que la alquimia, a diferencia de las pseudo ciencias, no construye en base una mezcla de verdades y conocimientos, con evidencias y lugares comunes.  La pseudo ciencia, señala, no se acerca a la ciencia, sino que se separa de ella y se convertirá en su enemigo más feroz y con mayor éxito de difusión en una situación de crisis; no constituye una explicación alternativa de la realidad (como sería en el caso de la religión), sino un “razonamiento” que suple, invade y conquista al pensamiento científico, ganándole la batalla más importante en una sociedad mediática: la de la popularidad.

  La pseudo ciencia no pretende ni aspira al argumento de la fe, la esperanza y la caridad, sino que ofrece una explicación con estructura lógica que “embauca” a la razón.  En sentido llano: la pseudo ciencia es un fraude, propio de la charlatanería que abunda en la academia.
  La alquimia, por otro lado, aspira a liberarse, a “curarse”, a “purgar” los parásitos que son los elementos no-científicos.
  Aunque reclama para sí el dudoso derecho de la maternidad de las ciencias, la filosofía, autodenominada “la ciencia de las ciencias”, es, siempre siguiendo el texto del difunto, uno de esos parásitos.  “Acaso el más peligroso”, continua el fallecido, “porque se le presenta a la ciencia como un consuelo a la afirmación-negación del “no sé” con el que, tarde o temprano, topa la ciencia.  El afán por lo racional, lleva a la ciencia a suplir la religión con la filosofía cuando llega a su límite”.
  Por ejemplo, si no tuviera capacidad para explicar científicamente el por qué llueve, en lugar de recurrir al argumento de que es dios quien decide la precipitación pluvial, la ciencia preferirá un razonamiento del tipo “la lluvia no es más que una construcción social, con apariencia teórico-empírica, en torno a una percepción aleatoria que se da en el contexto de un continua conflagración entre el ser y el no-ser; no es que te mojes si llueve, sino que tu percepción de “mojarse” es parte fluctuante de una decolonialidad universal”.
  Aunque todo esto pudiera resumirse en “muy su pedo de la lluvia si cae o te cae”, la ciencia abrazaría esa explicación ajena, entre otras cosas porque cree, la ciencia, que su capacidad de explicación está en el lenguaje, y no en el poder de posibilitar la transformación de la realidad.  “Conocer para transformar” nos dijeron aquí hace unos días.  La filosofía le vende con éxito a la ciencia su certificado de legitimidad: “eres ciencia cuando alcanzas una lógica en el lenguaje, no cuando puedes conocer”.
  Si vamos más allá, para la “alquimia zapatista”, la ciencia no sólo conoce la realidad y posibilita así su transformación, también el conocimiento científico va “abriéndose camino” y definiendo nuevos horizontes.  Es decir, para la alquimia zapatista, la ciencia cumple al llegar continuamente al “falta lo que falta”.
  Si, en el pensamiento filosófico y el científico del siglo pasado, las ciencias iban “desmontando” las explicaciones religiosas, ofreciendo un conocimiento comprobable; en la crisis por venir, las pseudo ciencias no se enfrentan a la realidad con una explicación mágica, sino que “invaden” o “parasitan” las ciencias, primero con el objetivo de “humanizarlas”, después con la meta de suplirlas.
  Las filosofías se convierten así, ya no en el tribunal que sanciona la cientificidad de acuerdo a la estructura lógica del lenguaje, sino en la explicación genérica, naturista y homeopática, frente a la explicación de “patente”, científica.  Para que me entiendan: para la filosofía posmoderna, las micro dosis son la mejor arma contra los grandes monopolios farmacéuticos.
  La popularidad de las pseudo ciencias radican en que no es necesaria la formación científica, basta nutrirse en los recovecos del lenguaje, suplir la ignorancia con la pedantería mal disimulada, y las evidencias y lugares comunes con la elaboración lingüística compleja.
  Frente a una afirmación del tipo: “la ley de la gravitación universal afirma que la fuerza de atracción que experimentan dos cuerpos dotados de masa, es directamente proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que los separa”, la ciencia recurrirá a la observación y la experimentación, mientras la filosofía analizará el razonamiento lógico en el lenguaje.
  Otro ejemplo: una aseveración de las Neurociencias, del tipo “una lesión en el área 17 del lóbulo occipital puede causar ceguera cortical o puntos ciegos, dependiendo de la extensión de la lesión”, puede ser comprobada con resonancia magnética funcional, con un electroencefalograma o tecnologías semejantes.
  Para esto, claro, fue necesario que la ciencia avanzara hasta poder estudiar el cerebro y explicar sus partes, pero también fue necesario el desarrollo de otras ciencias que permitieron la tecnología para obtener neuroimágenes funcionales.
  Cuando, a recomendación de una compa, leí ese excelente texto llamado “El hombre que confundió a su esposa con un sombrero”, del neurólogo Oliver Sacks, pensé que Sacks se había quedado con las ganas de abrirle la cabeza al hombre ése para ver qué pasaba en su cerebro.  Aunque yo hubiera preferido abrirle la cabeza a la esposa, para entender cómo podía aguantar que la confundieran de esa forma y no le “arregló” la disfunción a su marido con un buen zape.
  Ahora el avance científico tecnológico hará posible estudiar, por ejemplo, lo que ocurre en el cerebro del Gato-perro sin necesidad de abrirle la cabeza.
  Sin embargo, frente a una explicación científica del funcionamiento del cerebro, la pseudo ciencia ofrecerá su propia explicación utilizando un lenguaje pretendidamente científico y nos dirá que los problemas que tenemos se deben a que no hemos desarrollado la capacidad del funcionamiento cerebral.  Así pululan las teorías de que la inteligencia se mide por el porcentaje de uso del cerebro.  Una persona más inteligente es la que usa un porcentaje mayor del cerebro.  Por ejemplo, Donald Trump y Enrique Peña Nieto tendrían en común que usan el 0,00001 % del cerebro, mientras que Einstein habría usado digamos el 30%.  El éxito de la película “Lucy” no es sólo de taquilla y porque es de Luc Beson y sale mi ex, Scarlett Johansson; es porque permite la aparición de charlatanes que ofrecen cursos para que usted sea más inteligente con “técnicas científicas” para aprovechar al máximo la capacidad cerebral.
  Así fue fugaz el éxito de la comercialización de productos con feromonas para atraer al sexo opuesto (“si usted, mi buen, no agarra ni el autobús, no es porque no se despegue de la pantalla de la tv o de la computadora, sino porque no utiliza este jabón-perfume que, al primer uso, verá cómo se le arrojan encima como si usted fuera youtuber, tuitstar, o el meme de moda.  Y mire nomás, por esta única vez tenemos esta oferta de 333 por el precio de 2 pero sólo si en los próximos 15 minutos marca el número que aparece en pantalla.  Recuerde tener a la mano el número de su tarjeta de crédito.  ¿No tiene usted tarjeta de crédito?  Mta magre, pues por eso usted no pesca ni un resfriado; no, amigo, amiga, ni las feromonas le servirán.  Mejor cambie de canal o póngase a ver videos de caídas graciosas, de las profecías de Nostradums o cosas parecidas que le den material de conversación en la sala de chat de su preferencia).
  Pero al relevo está la chambonada de la “capacidad cerebral”, que está supliendo, a las lociones con feromonas, con productos que desarrollan sus capacidades cognitivas y puede ser usted, amiga, amigo, una persona de éxito y aprender pilotaje y reparación de naves interestelares en youtube.
  Tal vez este planteamiento, que no es ni moderno ni posmoderno, no sería tan respaldado incluso por algun@s científic@s, si supieran que uno de sus promotores fue Dale Carniege, con su best seller de superación personal -que data de 1936-, titulado “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas”, el libro de cabecera de John M. Ackerman et al.
  En resumen, mientras los científicos tratan de confirmar o descartar sus hipótesis sobre cómo funciona el cerebro, los pseudo científicos te venden cursos de gimnasia cerebral y cosas por el estilo.
  Y, en general, mientras las ciencias requieren rigor, estudio, teoría y práctica exhaustivas, las pseudo ciencias ofrecen el saber al alcance de un click en ese oscuro objeto del deseo del Gato-perro: el mouse de la computadora.
  O sea que la ciencia no es fácil, cuesta, exige, demanda, obliga.  Es obvio que no sea popular ni siquiera entre la comunidad científica.
  Y luego la ciencia no hace nada por sí misma y le da por romperte el corazón sin ninguna contemplación.  A mí por ejemplo, me pasó.  Tienen que ser fuertes y madurar para lo que les voy a decir.  Siéntense, relájense, póngase en armonía con el universo, y prepárense para conocer una cruda y cruel verdad.  ¿Están listos?  Bueno, resulta que la moka o moca no existe, no hay tal cosa como un árbol de moka o un mineral de moka.  La moka no es una creación de los dioses primeros para aliviar la vida y muerte del SupMarcos.  No es el fruto prohibido con el que la serpiente, disfrazada de vendedora de cosméticos rejuvenecedores, engañó a la maldita Eva, quien a su vez sonsacó al noble Adán y se chingó Roma.  Tampoco es el grial sagrado, la piedra filosofal que mueve la búsqueda del conocimiento.  No, resulta que… la moka es un híbrido o una mezcla o algo así.  No me acuerdo de qué con qué, porque, cuando me lo dijeron, me deprimí más que cuando uno de los científicos dijo que el más brillante alquimista no estaba presente, y entonces, lo confieso, me tiré al vicio y a la perdición.  Me alejé de las distracciones mundanas y entendí entonces el éxito de las filosofías y las pseudo ciencias en boga actualmente.  ¿Para qué vivir si la moka no es sino una construcción del imaginario social?  Entonces comprendí mejor a ese filósofo espontáneo que hubiera tenido un gran éxito en redes sociales y que respondió al nombre de José Alfredo Jiménez.  “Caminos de Guanajuato” sería la Kritik der reinen Vernunft que Kant no pudo elaborar.
  Pero, pese a heridas y cicatrices, sus pláticas de ustedes empiezan a producir efectos:
  Un oficial insurgente escuchó la plática que dio el Dr. Claudio Martínez Debat en lo que refiere a herencia genética, y concluyó que es cierto.  “Rápido lo apliqué pensando en los pueblos y sí, si un compa tiene un modo de cómo es, lo ves que su papá o su mamá también tiene su modo.  Por ejemplo, si el SubMoy es muy bravo es que su papá era muy bravo de por sí”.
  “Ah”, le dije, “¿entonces el SubMoy se embravece con nosotros, no porque no cumplimos los trabajos, sino porque su papá era muy bravo?
  Quedó pendiente la investigación científica porque en ese momento llegó el SubMoy a checar si ya habíamos preparado las cosas para ir a Oventik.  O sea nos cayó la justicia.
-*-
  Éste es un encuentro entre l@s zapatistas y las ciencias.  Le agregamos el “con” a “ciencias”, no sólo por el juego de palabras, también porque el haber aceptado reunirse con nosotras, nosotros, va más allá de su quehacer y pudiera implicar también una reflexión sobre el mundo, además de la explicación de lo que trabajan en sus respectivas especialidades.
  Ya en nuestras participaciones anteriores, el Subcomandante Insurgente Moisés y quien esto dice y escribe, nos estamos esforzando en darles datos para que se formen una imagen, (un perfil se diría ahora), del tipo de zapatista que está interesado en aprender de ustedes.
  Seguimos en el empeño porque, también como señalamos en otra intervención, nuestra aspiración es que este encuentro se repita, y se multiplique cuantitativa y cualitativamente.
  Con sus intervenciones, ustedes no sólo nos dan algunas señales de su conocimiento, también del por qué aceptaron nuestra invitación y están aquí presentes, en persona o mediante textos, audios y videos.
  Porque necesitamos la ciencia, es que estamos, junto con el SubMoy, ahora sí que desplegando nuestros encantos, para convencerlos, convencerlas, de que aquí, con nosotras y nosotros, pueden y deben hacer ciencia.
  Por eso les hablamos no de ciencia, sino de lo que hemos sido y somos, de lo que queremos ser.
  Podemos hacer lo que podemos.  No podemos ofrecerles becas, recursos, reconocimientos que abulten su curriculum vitae.  Vaya ni siquiera les podemos hacer el paro para conseguir, ya no digamos una plaza, al menos algunas hora-salón.
  Cierto, podríamos intentar el chantaje, poner cara de “soy un pobre zapatista que habita en la serranía”.
  O insinuarles con, voz seductora: “Tons qué mi plebeyoa, vámonos a Querétaro las manzanas, poninas dijo popochas, y pin pon papas, ya ve que dicen los científicos que ya no produzcan la producción porque el mundo está como vagón del metro a las 0730, y que ya no hagan productos, que mejor adopten; tons usted y yo vamos como quien dice a darles su surtido rico, de lengua y de maciza, para que tengan opciones, si sale varoncito le damos hasta que salga la niña, o al revés volteado, así hasta por pares, el asunto es que no importa ganar sino competir”.
  O con un DM que invite: “ándele, vámonos a deconstruirnos las ropas y a contextualizar nuestras partes privadas
  O mandarles a un whatsapp que sugiera: “usted, yo, un acelerador de partículas, no sé, piénselo
  Podríamos, aunque es seguro que no tendríamos éxito.
  Lo que pensamos es hacer lo que estamos diciendo: mostrarnos como somos y cómo hemos llegado a ser lo que somos.
  Para que no se sientan en desventaja al saber que están siendo no sólo escuchados, sino también evaluados (la clausura de este encuentro, el día 4 es la evaluación que del encuentro hacen las 200 encapuchadas y encapuchados, compañeros y compañeras nuestros, bases de apoyo zapatista), es que tratamos de darles elementos para que ustedes nos evalúen y puedan responderse a la pregunta compleja de si vuelven, o archivan estos días en la carpeta de “no volver a repetir nunca jamás”.
  Esa evaluación, ahora sí que será nuestra primera desavenencia, y tendremos que decidir si la superamos como personas maduras y recurrimos a una terapia de parejas, o hasta ahí nomás.
  En todo caso, es de esperar que, en el viaje de regreso a sus lugares, se digan para sí: “mta magre, y yo que me quejaba del Conacyt y su Sistema Nacional de Investigadores”.

-*-
  Antes les dije que un camino para conocernos era preguntar por qué preguntábamos lo que preguntábamos, así que otras preguntas podrían ser “¿qué entienden o esperan de la ciencia, y de los científicos?”
  Para nosotras, nosotros, la ciencia significa un conocimiento que no depende de otros factores.  Ojo, la ciencia, no la investigación científica.  Es decir, por ejemplo, la ciencia exacta por antonomasia, la matemática o las matemáticas.  ¿Hay una matemática capitalista y una de abajo y a la izquierda?  Pongo ese ejemplo extremo porque, a partir de ciencias en proceso de constitución, o “jóvenes” como se dice, con las comprensibles errores y “tropezones” explicativos, se generaliza y se dice “la ciencia es culpable de tal y tal cosa”.  “La ciencia es racista, discrimina, no toma en cuenta el drama personal y pasional del científico”, y de ahí, en el apocalipsis del gato-perro, pasar a convertirse en la “madre de todas las desgracias”
  Nosotras, nosotros, zapatistas no hacemos ciencia, pero queremos aprenderla, estudiarla, conocerla, aplicarla.
  Conocemos el cortejo que tenemos de las pseudo ciencias y su ruta de optimización de la pobreza: el querer engatusarnos diciéndonos que, los no-conocimientos que tenemos son, en realidad, “saberes”, dicen.
  Voy a dejar de lado que esa posición invariablemente viene de la mano de quien nunca ha hecho ciencia, quiero decir, además de los experimentos de laboratorio en la secundaria.
  Así nos dicen, y nos ponen de ejemplo que sabemos cuándo hay que sembrar.  Cierto, sabemos cuándo hay que sembrar, identificamos ciertas “señales” en la naturaleza y, por usos y costumbres, sabemos que hay que plantar la semilla.
  Pero no sabemos por qué con esas señales se indica el inicio de la siembra, ni cuál es la relación entre esas señales.
  El interés de la juventud zapatista por la ciencia, (como en el ejemplo del estafiate que nos platicó el Subcomandante Insurgente Moisés hace unos días) encuentra eco y apoyo ya en los adultos y ancianos, porque el cambio en el clima ha provocado que las señales se vuelvan borrosas.
  Ocurre ahora que, con el cambio climático, los tiempos de “seca” o de lluvia se han trastornado.  Ahora llueve cuando no le toca, y no llueve cuando le toca.  Los fríos se empiezan a hacer más cortos en duración e intensidad.  Animales que se supone que pertenecen a determinadas zonas, empiezan a aparecer en otras que no tienen ni vegetación ni clima semejantes.
  Cuando la lluvia tarda en aparecer y corren peligro las siembras, en los pueblos acostumbran lanzar cohetones al cielo “para que despierta la nube”, o para darle de saber al dios que ya es su tiempo de llover, o sea que le recuerdan de su trabajo al dios por si es que está distraído.  Pero resulta que, o el dios está muy ocupado, o no escucha, o no tiene nada qué ver con el alargamiento de la sequía.
  Vean entonces que no basta el conocimiento ancestral, si es que se puede llamar conocimiento.
  Así, lo que algunos llaman “el saber ancestral” de los indígenas se enfrenta a un mundo que no entienden, que no conocen; y, en lugar de consolarse en las ermitas o iglesias, o acudir al rezo, las zapatistas, los zapatistas, se dan cuenta de que necesitan el conocimiento científico, ya no por curiosidad, sino por la necesidad de hacer algo real para transformar la realidad o lidiar con ella en mejores condiciones.
  Por eso empiezan las generaciones que prepararon y realizaron el alzamiento, las que sostuvieron la resistencia con rebeldía, y las que crecieron en la autonomía y mantienen la rebeldía y la resistencia, a confluir en una necesidad: el conocimiento científico.
-*-
  No sabemos qué tan sensible es la ciencia a la opinión pública, a las redes sociales, a la imposición de rumbos o explicaciones, ya no por presión del dinero, el Poder, el sistema, sino por auto censura.
  No sabemos si existirá algo que se pueda llamar “otra ciencia”, y si eso corresponderá al tribunal mediático o social que juzga, condena y ejecuta la sentencia contra las ciencias.
  ¿A quién corresponde la construcción de la otra ciencia, si es que hay algo que así se llame?
  Nosotras, nosotros, zapatistas, pensamos que es a la comunidad científica.  A ella, sin importar sus fobias y sus filias, su militancia política o no.  Y pensamos que deben resistir y combatir a los parásitos que les acechan, o que ya habitan en ustedes y los debilitan.
  Por eso, aunque no les hallemos el modo y no encontremos la forma de convencerlas, convencerlos, de que el nuestro es también un esfuerzo de vida y que les necesitamos en ese empeño, ustedes deben seguir sin descanso, sin darse tregua, sin hacer concesiones, ni a nosotros ni a nadie.
  Deben seguir porque su compromiso es con la ciencia, es decir, con la vida.
  Muchas gracias.
Desde el CIDECI-Unitiera, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México.

SupGaleano.
México, enero del 2017.
Del Cuaderno de Apuntes del Gato-Perro.
El 3de3 del Gato-Perro
  No sé si todavía, pero hace unos 10-12 años, se cantaba-bailaba el ska.  Recuerdo vagamente que se organizaban conciertos para la banda y en solidaridad con las distintas luchas populares.  No sé tampoco si todavía se haga eso, pero en esos toquines, la entrada, en lugar del varo, la luz, la paga, los pesares, la lana, la marmaja, la pachocha, se conseguía con un kilo de arroz, frijol o azúcar que era enviado luego a esos movimientos.  Algunos de esos conciertos fueron en apoyo a la resistencia de las comunidades zapatistas, y en aquella ocasión, creo en 2004, me mandaron unos vídeos donde sólo veía una nube de polvo, en la que, vagamente, la banda brincaba como si tuviera hormigas en la coliflor, al ritmo de “La Carencia”, que es lo que “Defensa Zapatista” encontró al buscar en internet el significado de la susodicha palabra.   Le dije al compa que no se veía ni maís palomas, me respondió que tal vez era mi computadora, porque en la de él se veía, cito textualmente, “chido, mano, chido”.
  Luego resultó que su computadora era de ésas ultramodernas, con palanca al piso, helipuerto, mesa de boliche y servibar, y la mía, pues cómo les diré, usaba el sistema operativo de disco o DOS, y que lo más moderno que leía eran los disquettes de 5 ¼ pulgadas (lo que era como tratar de leer la llamada “Piedra del Sol” que está, o estaba, en el Museo Nacional de Antropología, con la ayuda desinteresada de IBM).
  En una vuelta que se dio a estas montañas, el compa revisó mi computadora portátil y sentenció, cito textualmente: “no pos está cabreras, y pior que ni es el video original, ése quién sabe de quién es, éste el efectivo, el merengues mendez”, y puso ya otro video tomado desde el templete.  Y ahí sí se podía escuchar la música y ver a la raza cargando diversos tipos de muñecos de peluche.  Si es que todavía se toca, canta y baila esa música, deben haber muerto de envidia cuando vieron los muñecos de Sherlock Holmes y Einstein de la primera plática.
  Bueno, resulta que por aquellos años el difunto SupMarcos grabó, con los musiqueros que se autodenominan “Panteón Rococó”, un cidi que se llamó “3 veces 3”, aunque ignoro la causa, motivo o razón para que se llamara así.  Esto viene al caso, o cosa, según, porque tal vez ahí es donde se puede encontrar el antecedente de eso que llaman el “3de3”.  Ahora que ya es público que el Congreso Nacional Indígena formará un Concejo Indígena de Gobierno y presentará a la vocera de dicho Concejo como candidata a la presidencia de la república mexicana en 2018, el Gato-Perro se sintió obligado a presentar su declaración “3de3”, por aquello del no te entumas y más vale pájaro en mano que siéntate porque te caes.  Va:
1 de 3: La Inteligencia Artificial contra la Inteligencia Zapatista.
  “El sistema político ha sido hackeado”, reza el letrero que cintila en todas las pantallas del complejo de Inteligencia Artificial de la Sociedad del Poder.
  La sala central de Chat se enciende,  En forma casi simultánea aparecen diversos “nicknames”, a cual más de ridículos.
  Empieza un parloteo insulso, que cesa inmediatamente cuando aparece el nickname de “Bossy”.
  No es una reunión como cualquier otra.  Y no me refiero a que nadie asiste de cuerpo presente.  Ni siquiera aparecen los avatares de rigor.  Sólo voces.
  Pero cada voz sabe su lugar en la jerarquía.  Mientras menos hable, mayor su rango.
  En este momento, una voz señala:
  “No creo que haya de qué preocuparse realmente.  Es claro que eso no hará sino saturar aún más el centro.  Una opción más para quienes creen que eligen y deciden.  No le veo mayor problema, hay que dejarlos seguir.  Y, bueno, esa geografía ya está definida desde hace tiempo.  Sugiero que pasemos a otro tema…
  Otra voz interrumpe, en su tono dubitativo se adivina su nivel:
  “Disculpen.  Creo que no debemos menospreciar lo que pretenden.  Basta darse cuenta que ni siquiera estaba contemplado entre los miles de escenarios que previeron nuestros sistemas.  De hecho, no nos dimos cuenta hasta que las pantallas lo avisaron.
  Cuando vimos el parpadeante destello de “Warning.  El sistema político ha sido hackeado.”, pensamos que era otra incursión de hackers y que no habría de qué preocuparse.  Los firewalls se encargarían no sólo de anular el ataque, también de contra atacar con un virus que devolvería al intruso a la comunicación con señales de humo.  Pero no, el sistema ni siquiera advertía de un virus o de un riesgo de infiltración.  Simplemente señalaba que estaba algo para lo que no tenía ni siquiera una tipificación para clasificarlo”.
  Otra voz, mismo volumen, tono parecido:
  “Coincido.  La propuesta es demasiado arriesgada como para que se conformen con disputar el centro.  Estuve haciendo cuentas, y creo que apuntan a quienes ni siquiera aparecen en nuestras estadísticas.  Esta gente quiere destruirnos”.
  Varias voces estallaron en murmullos.  Las pantallas cintilaron con textos en caracteres ilegibles para los no conocedores.
  Una voz cuestionó con autoridad:
  “¿Qué sugieren?
  “El vacío”, dijo otra voz, “que los medios miren hacia otro lado.  Y que la izquierda bien portada los ataque.  Racismo no les falta, y bastará alguna insinuación y seguirán por inercia.  Ya lo hemos hecho antes, así que no habrá problema.
  “Procedan”, dijo la voz con autoridad y varias pantallas se iluminaron con la sentencia “Offline”.
  Sólo quedaron las voces más pequeñas chateando:
  “Bueno”, dijo una, “pues creo que otra vez tendremos que lidiar con sorpresas no previstas, como la de 1994”.
  “¿Y tú qué harías?
  “Mmh… ¿Recuerdas el chiste malo de hace unos años, que si querías prepararte para el futuro tendrías que aprender chino?  Bueno, pues yo recomendaría empezar a estudiar lenguas originarias.  ¿Y tú?”
  “Bueno, podríamos tratar de encontrar un puente, algún tipo de comunicación.
  “¿Para qué?
  “Pues para negociar condiciones dignas en la cárcel.  Porque no creo que esa gente ofrezca amnistía alguna, ni anticipada ni posterior.
  “¿Y tú que sugieres?
  Una voz, hasta ese momento en silencio dijo:
  “Diría que aprender, pero creo que ya es demasiado tarde para eso”.
  “Pero tengo una hipótesis”, continuó, “lo que ocurrió es que la Inteligencia Artificial que anima nuestro servidor central funciona con los datos con los que la alimentamos.  En base a ellos, la IA prevé todos los escenarios posibles, sus consecuencias y las medidas a tomar.  Lo que pasó es que lo que hicieron no estaba en ninguno de nuestros escenarios, la IA se, como quien dice, sacó de onda y no supo qué hacer, activando simultáneamente la alarma anti hackers y antivirus y echando a andar la reacción al escenario más cercano que tuvo a la mano, es decir, el SupMarcos como aspirante presidencial”.
  Otra voz lo interrumpe: “¿Pero no el Marcos ya está muerto?”.
  “Está”, responde otro, “pero por lo mismo”.
  “O sea que nos la volvieron a hacer, pinches zapatistas”.
  “¿Y ya no tiene remedio?
  “Pues no sé ustedes, pero yo ya tengo apartado el vuelo para Miami”.
  “Yo ya miro con temor a la indiada, nunca se me hubiera ocurrido q

ue podrían llegar a mandar”.
  En forma casi simultánea, las distintas pantallas se iluminaron con la misma frase: “Standby mode
  Las luces rojas siguen encendidas.  Las sirenas de alerta suenan sin parar, alarmadas, histéricas.
  Lejos de ahí, unas mujeres del color que somos de la tierra, apagan su computadora, desconectan el cable del servidor, y sonríen y parlotean en una lengua incomprensible.
  Entonces una niña llega y pregunta en español: “Oí mamaces, ya lo acabé la tarea, ¿ya podemos ir a jugar?  Es que no hemos completado el equipo, pero no preocupas mamaces, ya vamos a ser más, de repente dilata, pero ya vamos a ser más
  Las mujeres salen corriendo y riendo detrás de la niña.  Corren y ríen como si al fin hubiera un mañana.
Doy fe.
Guau-Miau.
Nota: Cuestionado el Gato-perro por qué su declaración “3de3” sólo tenía una parte y no las 3 como su nombre lo indica, respondió gruñendo y ronroneando: “falta lo que falta”.

Zapatistas and Indigenous Mexicans Create Parallel Government for Indigenous Autonomy

 

.

Zapatistas and Indigenous Mexicans Create Parallel Government for Indigenous Autonomy

 

15895334_1805255613082619_3391208840241273759_n

Article originally published on Upside Down World. The opinions are the author’s.

A coalition of indigenous Mexican communities has announced the creation its own, parallel government with the Zapatista Army of National Liberation (EZLN). Dubbed the Indigenous Governing Council (CGI), the parallel government will aim to promote autonomy for indigenous Mexicans.

“This council proposes to govern this country,” the EZLN said in a communique.

The EZLN is an indigenous guerrilla movement who waged an armed insurgency against the Mexican government throughout the 1990s. Today, the EZLN retains a presence in the highlands of the southern state of Chiapas, where it has been experimenting with a form of direct democracy that draws from anarchist and socialist traditions blended with indigenous practices.

According to the Zapatistas, the CGI represents the next phase of the National Indigenous Congress (CNI). The CNI was founded in 1996 by the EZLN as a project aimed at uniting Mexico’s dozens of indigenous groups. Since then, the CNI has become one of Mexico’s largest indigenous organizations, and remains closely linked to the EZLN.

According to the EZLN’s communique, the CGI’s spokesperson will also double as a candidate in Mexico’s 2018 presidential elections.

The CNI/EZLN first announced plans to field a presidential candidate last October. The name of the candidate won’t be released until May 18, after the CGI holds a “constituent assembly.” This assembly will also officially inaugurate the CGI.

No other details of the candidate have been made public, though the CNI and EZLN have already said they have agreed it will be an indigenous woman.

The announcement of the CGI’s creation came following the conclusion of a CNI summit in Chiapas. According to representatives who spoke to the press, the decision to create the CGI was made after three months of consultations with indigenous communities. This was followed by two days of closed door talks between indigenous groups during the CNI summit. A total of 43 indigenous groups from 25 states were involved in the talks, the CNI said.

“Indignation, resistance and rebellion will feature on the 2018 electoral ballots,” one representative said in the EZLN’s de facto capital of Oventic, according to the Mexican magazine El Proceso.

The CGI’s Proposed Structure

The representatives provided only limited details on how the CGI will actually function, though they expressed hope it will be a more comprehensive form of organization than the CNI. According to those who spoke to the press, the CGI will have a more permanent presence in indigenous communities than the CNI. El Proceso reported the CGI will have “commissions” on the community, regional, state and national level. The CGI will also reportedly have different administrative commissions, mirroring the Mexican government secretariats. Some of these are likely to include commissions of finance, environment, health, communication and security. According to El Proceso, there will also be a commission for “Mother Earth”, and an elder’s council.

Although the spokesperson will be the public face of the CGI, as an individual they will have no real power. Instead, all of the CGI’s decisions will be made by consensus among representatives of indigenous communities, who comprise the CNI’s assembly. These representatives will also be able to recall the spokesperson at any time if they feel they are not fulfilling their duties.

“Our resistances and rebellions constitute the power from below,” the EZLN said.

They continued, “We do not offer empty promises or actions, but rather real processes for radical transformation where everyone participates and which are tangible in the diverse and enormous indigenous geographies of this nation.”

Remembering the EZLN Uprising

The CNI’s summit was timed to coincide with the 23rd anniversary of the EZLN’s uprising on January 1, 1994. On that day, thousands of EZLN guerrillas caught Mexican security forces off guard, and quickly occupied a handful of towns across Chiapas state. The uprising was prompted partly by the creation of the North American Free Trade Agreement (NAFTA), which the EZLN argued would deepen Mexico’s wealth disparity, while doing little to help indigenous Mexicans in poor regions like Chiapas. In 1994, 75.1 percent of the population of Chiapas lived in poverty, according to official data. Today, that figure is 78.8 percent.

“Nowadays, the conditions of the Mexican people in the countryside and the city are worse than 23 years ago,” EZLN spokesperson Subcomandante Insurgente Moisés said.

Speaking from an undisclosed location in the highlands of Chiapas, Moisés said the plight of indigenous Mexicans remains ignored by the government.

“Governments come and go, of different colours and flags, and all they do is make things worse,” he said.

Although the EZLN has survived over two decades of struggle with the Mexican government, the movement has been criticized by some on Mexico’s left who have accused the group of being too insular.

The EZLN has always refused to engage in mainstream politics, and has long opposed all political parties. The 2018 election will be the first time the group has ever endorsed a presidential candidate, but not necessarily the first time they have played a role in a national election.

In 2006, the EZLN sparked controversy when it refused to endorse the campaign of presidential hopeful Andres Manuel Lopez Obrador. Obrador was the favoured candidate for much of the Mexican left.

Instead of backing Obrador, the EZLN led the Otra Campaña (Other Campaign) during the 2006 presidential race. This campaign sought to promote changes to Mexico’s constitution, including proposals to enshrine protections for indigenous autonomy. Although the campaign significantly broadened the EZLN’s support base beyond Chiapas, some on the left claimed the move drew attention away from Obrador’s election campaign. Obrabor lost to the right wing Felipe Calderón by less than 250,000 votes. Obrador is planning a comeback in 2018.

However, Moisés argued the EZLN’s struggle is more inclusive than ever before.

“We started our uprising 23 years ago, but our way was exclusive, and not everyone could participate,” he said.

“Now, the National Indigenous Congress calls us to a struggle we can all participate in, regardless of age, colour, size, race, religion, language, salary, knowledge, physical strength, culture or sexual preference,” he said.

Moisés continued by stating the CNI has taken up the same fight as the EZLN, “and they have decided to do it by civil and peaceful means.”

“Its causes are just, [and] undeniable,” he said.

Ryan Mallett-Outtrim is an independent Australian journalist based out of Mexico. More of his work can be found at dissentsansfrontieres.com.

http://upsidedownworld.org/archives/mexico/zapatistas-and-indigenous-mexicans-create-parallel-government-for-indigenous-autonomy/

.



.


Crisis and State Repression: Some Winds of the Storm

 

.

Crisis and State Repression: Some Winds of the Storm

 

icc81ndice-2-660x330

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Pozol. January 10th. It is simpler than it seems. In Mexico as in the rest of the world, above all divisions and social differences, there is one division that determines many others: the division between the rich and poor, exploiter and exploited. Here there are two different climates, the climate of above and the climate of below.

In the climate of below, today there are mobilizations against the rise in gasoline prices that in general increase the cost of life. In the climate of above, the political class continues its path of incompetence, delinquency, corruption, violence and impunity. It shows its insensitivity and its lack of interest toward the people, on the contrary, making evident its mockery and disdain for those of below. Where those of above see a game and a business, the paid media turn the protests into a source of entertainment, producing a mockery of those that do not conform. News is a commodity that is sold at a high price. The repression is thus refuted and the real causes of social discontent are obscured. In this mess, there is no lack of politicians from all across the political spectrum whom attentive, calculate the best moment to adhere to and channel, administer and sell the rage that surges from below. In this chaos, those of above win, while the ones that always lose are those of below.

In this tumult that is destructive to those of below, and is sold by those of above, in the popular protests as in the repression from the state, we believe there are at least two necessary points to be analysed. 1. That which corresponds to the circumstances of protest/ repression. 2. That which digs a little deeper giving origin and substance to today’s circumstances. By the latter we mean the heart of the problem: capitalism and its logic of accumulation.

The structural reforms, or the legislation of national plunder on part of the political-business class, have been widely questioned by social movements who have warned the rest of society that the violent imposition of these reforms will affect the whole of the working class. Although state violence is a constant, until now the violence toward ordinary people has not been so evident, nor has a popular rejection been so widely demonstrated.

Throughout the country, protests have taken place in a peaceful manner. Mobilizations in Baja California, Durango, Sinaloa, Sonora, Nuevo León, Campeche, Chiapas, Mexico City, just to mention a few. The wide range of these protests give an idea of the extent of the discontent toward state policies that increasingly affect the lives of the working class. The response by the government to these peaceful protests has been violent repression. According to official numbers of the Secretary of Government, 1500 people have been detained. This omits the at least two people assassinated by the police in Ixmiquilpan, Hidalgo, as part of this wave of repression. Peoples of cities and regions of the country previously unrelated to popular mobilizations have intimately felt the police brutality, information censoring, and governmental cynicism that now affects them. Before it was only a far off reality and barely visible in those geographies.

The militarization of the country was commonplace for the subversive movements principally of the south and southeast of the country. Since Felipe Calderón’s supposed “war on drugs”, that militarization has advanced to other territories in what has always been a war against the Mexican people.

In Zapatista territories, as well as in the rebellious Indigenous territories across Mexico who organize against government crime, police-military and paramilitary repression and harassment are experienced daily. For social organizations, unions and collectives who protest against the government, this repression, surveillance, persecution and death on the part of the State isn’t new. However, it is new for those peoples who today rebel against the rise in fuel prices. The violent repression, the campaign of misinformation and discrediting, along with the death that the State orchestrated against the teachers movement in 2016 for protesting against the imposition of the so-called “education reform” now acquires another dimension for the bulk of the population.

The popular mobilizations are suffering state repression and are now also being called vandals and violent, in the same way the government and media named teachers and civil society that joined earlier protests.

To give a better idea, the report of human rights violations in “Operation Oaxaca” on June 19th, documented racism, police brutality and assassination with the use of high powered weapons against the civilians of Nochixtlan, Oaxaca. This included those not involved in the protests. Today, once again, government violence has resurfaced though now on a larger scale. The rulers have unmasked themselves showing their true character—as police that care for the interests of big business. Many that before had nothing to do with protest, now are victims of criminalization that the state carries out against popular mobilizations. The governmental-police violence that now covers the geographies of Ixmiquilpan or Rosarito, for example, adds to the long history of repression of popular mobilization.

And it is here that we must be precise in regards to the situation. This situation is seen solely as a problem of the insatiable greed and the disproportionate cynicism of a political and business class that does not have the slightest modesty in showing its criminal face against the necessities of the people. However this understanding is nothing but the surface of a much larger problem: the general crisis of a system of social, economic, and political organization that through its violence is demonstrating its own decadence.

For many years, Zapatismo has stressed the crisis of capitalism, above all for its effects on Indigenous peoples. However, the storm, like the EZLN has named this historical moment, is not limited to Indigenous peoples but threatens all of the working class, all of those of below.

The territorial dispossession that rural communities suffer at the hands of big capital through megaprojects that plunder the land, water and forest—as was done 500 years ago by the other colonial powers—is also being experienced in urban centres through dispossession of marginalized neighbourhoods. This is done in the attempt to convert these neighbourhoods into new zones of the elite for those of above. This dispossession is coupled with the rising unemployment and growing precarity of labour conditions while the privileged still conserve the increasingly scarce jobs. In both spaces, urban and rural, the increase in poverty and the growing exclusion of a grand sector of the population is now more evident than ever. Just as we are experiencing the effects of the energy reform, so too will we experience the other structural reforms.

The crisis of big capital observed in the contemporary moment is only overcome momentarily through the plundering of ancestral lands, through the denial of the human rights of the working class with the fictitious revitalization of these sources of profit. This dispossession is legalized through the imposition of structural reforms that plunder what little is left in the republic.

If a few years ago the warnings of Zapatismo were only perceptible to the most invisible of society, that is to say to the Indigenous peoples, now the war is being lived in the streets by those who had not thought the effects (with all their violence) would reach them. For those who still have hope in political parties and local bosses to overcome this crisis, that hope makes less and less sense every day.

Thus, price increases, unemployment, migration, precarity of employment, dispossession, repression, and poverty are not passing but permanent effects of the imposition of the structural reforms for capital readjustment to continue its insatiable pathway of accumulation at all costs. What now seem to be more a crisis of the cycles of capital are nothing but the most obvious winds of the storm, without precedent in history, that batters humanity.

And the storm will rise in power. There is no reason to continue to believe that this crisis will be overcome and that it is only a matter of time. Neither will it yield to eventual changes in the members that direct the chaos. None of the political parties have signalled the truthful origin of the crisis. Not one politician has attacked, not even in discourse, the major interests of big business, let alone the logic of capital. For the pathway that they have signalled to us from above, not only will the storm continue, but it will also be accentuated unless organization and resistance against capital comes from below. For example, like the Indigenous peoples have shown, organizing the discontent and constructing new forms of social relations and governance.

In the midst of these ominous times that those of above have produced against the people, and against the disaster that the policies of above have provoked upon those of below and the natural world, it seems to already be the time for those of below. That is, already, the hour of the people.

http://www.pozol.org/?p=14428

https://palabrasrebeldes.wordpress.com/2017/01/14/crisis-and-state-repression-some-winds-of-the-storm/

.



.


Soirée de solidarité avec le Congrès National Indigène

tags : pl-fr,

Soirée de solidarité pour le Congrès national indigène-Mexique

Au CICP 21 ter rue voltaire 75011 Paris (M° rue des boulets)

PAF : 5 euros

Projection-débat avec le Comité de solidarité avec les peuples du Chiapas en lutte. Retransmission de la soirée en directe dans l'emission Konstroy sur FPP 106.3 MHz. Tables de presse et musiques avec :

3 Gnomes (Hardcore - Paris)
WE NEED TUTORIALS (Punk Rock - Paris)
Jim Murple Memorial (Rhythm & Blues jamaïcain - Paris)

JPEG - 861.5 ko

En octobre 2016, le Congrès national indigène-Mexique (CNI) a fêté ses 20 ans. Regroupant l'ensemble des différents peuples indigènes du Mexique (plus de 50), le CNI, dont font partie les communautés zapatistes, lutte pour la défense de leurs droits. Comme depuis le début de la colonisation, l'es entreprises et l'État mexicain, niant ceux-ci, tentent de s'accaparer les richesses présentes sur leurs terres et de les expolier de celle-ci.

En tant que Comité de solidarité avec les peuples du Chiapas en lutte (CSPCL), solidaires de la lutte zapatiste depuis 1995, il nous semble important d'étendre notre solidarité à l'ensemble des communautés indiennes se battant contre les agressions du monde capitaliste. C'est aussi reconnaître tout le travail effectué depuis 20 ans par le CNI pour essayer d'organiser les communautés indigènes et au-delà faire la jonction avec tous ceux qui luttent en bas à gauche contre le monde des puissants.

Les bénéfices du concert seront reversés au CNI pour les aides à couvrir les frais d'organisation de réunions, congrès et consultations nécessaires à la coordination et à la consultation de projets entre différentes communautés à travers tout le Mexique

Zapatismo’s presidential candidacy

 

.

Zapatismo’s presidential candidacy

 

img_7797-800x400

 

By: Raúl Zibechi

The decision of the Zapatista National Liberation Army (EZLN) and the National Indigenous Congress (CNI,) to submit the possibility of presenting an indigenous woman as a candidate for the presidency in the 2018 elections to its support bases and communities all over Mexico, provoked the most diverse reactions but left no one indifferent. In the days following the diffusion of the comunicado “May the earth tremble at its core” (October 14), there were those who maintained that it is an attempt to divide the left and therefore favour the right, while others assured that they set aside their principles by entering into the electoral path.

Days later another comunicado appeared, signed only by Subcomandante Insurgente Galeano, arguing with some detractors without naming them. Beyond the polemics and interpretations, it is convenient to read the comunicado attentively to comprehend the objectives of the movement.

What is being proposed with the candidacy is: “to initiate a consultation in each one of our towns to dismantle from below the power that those above impose on us and that offers us a panorama of death, violence, dispossession and destruction.” Some lines later, they clarify that: “our struggle is not for power, we don’t seek it; but rather we will call on the original peoples and on civil society to organize in order to stop this destruction, to get stronger in our resistances and rebellions, in other words in the defence of the of life of every person, every family, collective, community or barrio. We make a call to construct peace and justice, reweaving ourselves from below, from where we are what we are.

The indigenous woman candidate to the presidency, assuming the communities approve it, will be the spokesperson for “an indigenous government council” that will bring the word of all to society’s corners for the purpose “of constructing a new nation by and for all, of strengthening the power from below and to the anti-capitalist left.

These words spell out the principal objectives of the candidacy that the Zapatistas promote.

The first disposes of a reading of the Mexican reality, which can be extended to the current state of the world. In the last eight years the war on drugs, declared by ex-president Felipe Calderón (2006-2012), cost 120,000 deaths and 30,000 disappeared in full democracy. Something unusual in Latin America, where genocides like the one in Mexico have happened under regimes that are not proclaimed democratic.

They are also convinced that: “the offensive against the peoples will not stop but rather they seek to make it grow until having finished off the last trace of what we are as peoples of the countryside and the city.” As they had already expressed during the “Critical Thought versus the Capitalist Hydra” gathering, in May 2015, they observe that a storm is battering against the peoples. This proposal of an electoral candidacy is produced within that framework. It is only fitting to add that the dominant Mexican classes like those in a good part of the world, are divided, confronted and for the moment in conflict with each other, which increases the system’s decomposition and the violence against the peoples.

The second question to take into account is that neither the Zapatistas nor the CNI enter into the electoral path. They do not propose presenting candidates for deputies, senators, mayors or governors; only a candidate to the presidency. This point is crucial. The voting results are not what’s important, but rather something else, which is what they seek to explain in their communiqués.

The key is what they understand about the “power of below” with which they seek to dismantle the power of above. They enumerate: “their own communications media, self-defence community police, assemblies and popular councils, cooperatives, the exercise and defence of traditional medicine, the exercise and defence of traditional and ecological agriculture, proper rituals and ceremonies to pay Mother Earth and to continue walking with her and on her, the planting and defence of native seeds, forums, publicity campaigns and cultural political activities (…) That is the power of below that has kept us alive.

It is to that society or counter-society that the electoral candidacy is directed; in order to make it stronger, more visible for others from below and, if not misinterpreted, to contribute others getting organized. The interventions of Subcomandante Insurgente Moisés in the 2015 gathering were a permanent, repetitive, call to organize, “organization for construction and to free oneself from the capitalist system.” But also for confronting what Galeano defined as the catastrophe/storm that is coming over the peoples.

A necessary clarification: the Zapatistas and the Indigenous Congress do not seek to organize the others. Each social sector must organize itself as it wishes and is able. They only seek to help, contribute to what is possible for that organization, but without substituting anyone. That is a question of principles. An intervention of Moisés at the closing of the “CompArte” Festival, on July 29 of this year in Oventik, makes it very clear:

There are those who think that we should come out and go fight for the teachers. If one thinks like that, then you have not understood anything. Because that means I expect that someone will come and fight for me. The Zapatistas don’t ask anyone to come to fight for us. Each struggle is unique, and we must mutually support, but not take away the place of each fight. The one who struggles has the right to decide what path to take and with whom to walk. If others interfere, then it’s no longer support, but rather it’s supplanting. Support is respect and not direction or command.

The third reflection is related to a problem that has always occupied all revolutionary processes and that could be summed up in a question: how to relate and work with other movements and organizations that don’t agree with our objectives and have their own modes of work, but suffer similar oppressions?

Based on an investigation of the Spanish-American University of Puebla, Víctor Toledo estimates that in just five Mexican states there are “more than a thousand new projects,” which include from the Zapatista Caracoles to indigenous organic coffee cooperatives and many cases of community self-management (La Jornada, September 13, 2016). All over Latin America, and in the world, are tens of thousands of initiatives that include millions of people that are making resistance to neoliberalism and capitalism possible.

That non-capitalist and anti-capitalist world exists, although dispersed, like islands and archipelagos. It’s not about inventing it, but rather about empowering it. Or, as the comunicado says, constructing the new world “from below,” which according to the dictionary is at once spinning and shaking or buzzing, a synonym of “retemblar,” as the Mexican national anthem says. If those of us below tremble, we shake each other and provoke a political tsunami capable of breaking the bank of the dominant classes. That seems to be the principal message of the indigenous candidacy for the presidency.

—————————————————–

Published in Spanish by Viento Sur

November 7, 2016

http://vientosur.info/spip.php?article11883

Re-Published with English interpretation by the Chiapas Support Committee

Posted with minor edits by Dorset Chiapas Solidarity

.



.


Crisis y represión estatal. Algunos vientos de la tormenta

“Cuando Sac Uacnal, Blanco-prominente sea el rostro que gobierne.

Entonces será que se lleve el agua y se lleve el pan de maíz del katún.
De espanto y de guerra será su sustento,
de guerra su bebida,
de guerra su andar,
de guerra su corazón y voluntad…”
El libro de los libros de Chilam Balam
indice-2-995x498

 

 

 

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Pozol. 10 de enero.

Es más simple de lo que parece, por sobre todas las divisiones y diferencias sociales, en México como en el mundo, hay una que determina las muchas otras que puedan haber: la división entre ricos y pobres, explotados y explotadores. Hay ahí dos tiempos que se diferencian, el tiempo de arriba y el tiempo de abajo.
En el tiempo de abajo, hoy son noticia las movilizaciones en protesta por el alza de precios de la gasolina que, en general, incrementa del costo de la vida. En el tiempo de arriba, la clase política como una continua pasarela de ineptitud, delincuencia, corrupción, violencia e impunidad, muestra su insensibilidad y su falta de interés por el pueblo y, por el contrario, hace evidente su burla y su desprecio por lxs de abajo. Ahí, donde los de arriba ven un juego y un negocio, los medios de “comunicación” de paga convierten las protestas en morbo y del hecho de comunicar las inconformidades pasan a la burla. La noticia es una mercancía que se vende cara. Desde ahí se niega la represión y, sobre todo, se ocultan las causas reales del descontento social. En ese río revuelto no faltan los políticos de todo el espectro político que, atentos, calculan el mejor momento para adherirse y encauzar, administrar y vender la rabia que abajo surge. En este caos todos los de arriba ganan, los únicos que siempre pierden son lxs de abajo.
En esa vorágine que tanto cuesta y duele abajo y tanto vende allá arriba, en las protestas populares como en la represión del Estado hay, creemos, al menos dos momentos necesarios para abordar un intento de análisis: 1, el que corresponde a la coyuntura de la protesta/represión; y 2, el que va un poco más allá, es decir, a lo que da origen y sustancia a lo que hoy es coyuntura. Esto es, al corazón del problema: el capitalismo y su lógica de acumulación.
Las reformas estructurales, o sea la legislación del saqueo nacional por parte de la clase política-empresarial, ha sido ampliamente cuestionada por los movimientos sociales quienes han advertido al resto de la sociedad que la imposición violenta de dichas “reformas” afectarían a toda la clase trabajadora. Aunque esa violencia estatal es una actividad permanente, hasta ahora no se había hecho tan evidente el golpe hacia el pueblo no-organizado, así como tampoco había sido demostrado un rechazo popular tan generalizado.
A lo largo del país, las protestas se han dado de forma pacífica. Movilizaciones en Baja California,, Durango, Sinaloa, Sonora, Nuevo León, Campeche, Chiapas, Ciudad de México, por mencionar sólo algunas, dan una idea de la extensión del descontento ante las políticas de Estado que afectan, cada vez con mayor intensidad, la vida de la clase trabajadora. La respuesta del gobierno a estas protestas pacíficas ha sido la represión violenta, según cifras oficiales manejadas por la Secretaría de Gobernación, son 1500 personas detenidas, pero omiten las, al menos, dos personas asesinadas por la policía en Ixmiquilpan, Hidalgo, que se suman al saldo hasta el momento en esta ola represiva. Población de ciudades y regiones del país hasta ahora ajenas a las movilizaciones populares han sentido de cerca la brutalidad policíaca, el cerco informativo y el cinismo gubernamental que ahora sobre ellos se tiende, cuando antes era sólo una realidad lejana y apenas visible en esas geografías.
La militarización en el país era lugar común para los movimientos subversivos principalmente para el sur-sureste del país y, desde el criminal sexenio de Felipe Calderón en su supuesta guerra “contra el narco”, esa militarización avanzó a otros territorios en una guerra que era, siempre lo ha sido, contra el pueblo mexicano.
En tierras zapatistas así como en territorios rebeldes de los pueblos originarios de México que se organizan contra el crimen hecho gobierno, la represión y hostigamiento policíaco-militar y paramilitar es cosa de todos los días; para las organizaciones sociales, sindicatos y colectivos que protestan contra el gobierno, la represión, vigilancia, persecución y muerte por parte del Estado tampoco es novedosa como lo es para esas geografías que hoy se rebelan ante el alza en los precios de los combustibles. La represión violenta, la campaña de desinformación y desprestigio así como las muertes que el Estado orquestó contra el movimiento magisterial en 2016 que protestaba contra la imposición de la llamada “reforma educativa” ahora adquieren otra dimensión para el grueso de la población.
Esa violencia estatal ya la sufren también ellas, ellos que ahora también son llamados vándalos y violentos de la misma forma en que desde el gobierno y los medios de “comunicación” se calificaba a lxs docentes y a la sociedad civil que se sumó a las protestas.
Para dar una idea, el informe de violaciones a derechos humanos “Operativo ‘Oaxaca’, 19 de junio”, documenta el racismo, la brutalidad policíaca y el asesinato con el uso de armas de alto poder contra la población civil de Nochixtlán, Oaxaca, el 19 de junio de 2016, incluso contra quienes no estaban presentes durante la protesta. Hoy, una vez más, la violencia del gobierno ha sido desnudada aunque ahora a más grande escala. Los gobernantes se desenmascaran y se muestran como lo que son, policías que cuidan los intereses de la gran empresa. Para muchxs que, en apariencia, antes no tenían nada que ver con la protesta social ahora son víctimas de la criminalización que el Estado hace de la movilización popular. La violencia policíaca-gubernamental que ahora cubrió las geografías de Ixmiquilpan o Rosarito, por ejemplo, se suma a la larga historia de agravios contra la movilización popular.
Y es aquí donde hay que hacer una precisión sobre la coyuntura. Lo que se observa como un problema derivado únicamente de la rapacidad insaciable y el cinismo desmesurado de una clase política y empresarial que no tiene el menor recato en mostrar su cara criminal frente a las necesidades del pueblo, no es sino la superficie, apenas, de un problema mucho mayor: la crisis generalizada de un sistema de organización social, económico y político que en su violencia anuncia su decadencia.
Desde hace años, el zapatismo viene denunciando la acentuación de la crisis del capitalismo, sobre todo para los pueblos originarios. Sin embargo LA TORMENTA, como el EZLN ha denominado a este momento histórico, no se circunscribe a los pueblos indígenas sino que amenaza a toda la clase trabajadora, a todxs lxs de abajo.
El despojo territorial que sufren las comunidades rurales por el gran capital a través de megaproyectos que saquean la tierra, el agua y el bosque –como hace 500 años lo hicieran los otros conquistadores-, en territorios urbanos también se observa a través de despojos en los barrios marginados que pretenden ser convertidos a nuevas zonas de élite para los de arriba, aunado al aumento del desempleo y la precarización de las condiciones laborales de los “privilegiados” que aún conservan los cada vez más escasos puestos de trabajo. Y en ambos espacios, urbano y rural, el aumento de la pobreza y la exclusión galopante de un gran sector de la población es ahora más evidente, de la misma forma que ahora lo son los efectos de la “reforma” energética y como se verán del resto de las otras “reformas” estructurales.
La crisis que el gran capital observa en el momento actual sólo la supera momentáneamente mediante el despojo de los territorios ancestrales, a través del despojo de los derechos humanos de la clase trabajadora, así como con la revitalización ficticia de sus fuentes de ganancia. Ese despojo lo legaliza mediante la imposición de reformas estructurales que saquean lo poco que queda en los Estados nacionales.
Si hace algunos años el aviso que el zapatismo hacía sólo era perceptible para los más invisibilizados de esta sociedad, es decir para los pueblos originarios, ahora la guerra –otro concepto más que el EZLN ha resignificado para entender la actualidad-, la viven en las calles quienes aún no habían advertido que los efectos (y con ellos toda su violencia), los iban a alcanzar. Para quienes aún guardan esperanzas en los partidos políticos y caudillos para superar la crisis, esa esperanza pierde sentido cada vez más.
Así que los aumentos de precios, desempleo, migración, precarización del empleo, despojo, represión y pobreza no son efectos pasajeros, sino permanentes, de la imposición de reformas estructurales en el reajuste del capital para continuar su insaciable camino de acumulación a toda costa. Lo que ahora parece una crisis más de los ciclos del capital no son sino los ventarrones más patentes de una tormenta, sin precedente alguno en la historia, que azota a la humanidad.
Y la tormenta subirá de tono, no hay por qué seguir engañados de que esta “crisis” va a superarse y que es cosa de tiempo. Tampoco cederá ante eventuales “cambios” en los dirigentes del caos: ningún partido político ha señalado el verdadero origen de la crisis, ningún político ha atentado –ni en el discurso siquiera-, contra los intereses de la gran empresa y menos aún, contra la lógica del capital. No, por el camino que nos han señalado allá arriba no sólo no se detendrá la tormenta sino que se acentuará a menos que la organización y la resistencia contra el capital venga desde abajo, como lo han señalado los pueblos originarios, organizando el descontento y construyendo nuevas formas de relación social y de gobierno.
Ante los ominosos tiempos que los de arriba hacen padecer a los pueblos y ante el desastre que la política de arriba ha provocado en lxs de abajo y que lo ha extendido hacia la naturaleza, parece ser que ya es el tiempo de lxs de abajo. Que es, ya, la hora de los pueblos.

 

Foto: regeneracionradio.org


SCI GALEANO: ALQUIMIA ZAPATISTA.

tags : comunicados, pl-es,

SCI GALEANO: ALQUIMIA ZAPATISTA.

2 de enero del 2017.

El valor de la palabra es algo que cuidamos mucho. Cuando nos referimos a alguien, no sólo lo nombramos, sino que también nombramos su estar con nosotras, nosotros.

Así decimos “hermano”, “hermana”; pero cuando decimos “compañera”, “compañero” download-7hablamos de un ir y venir, de alguien que no está fuera, sino que, junto nuestro, mira y
escucha el mundo y por él lucha.

Menciono esto porque está aquí, junto nuestro, el compañero zapatista Don Pablo González Casanova, quien, como es evidente, es en sí mismo un municipio autónomo rebelde
zapatista.

Como está aquí el compañero Pablo González Casanova, voy a tratar elevar el nivel y el rigor científico de mi exposición, evitando toda clase de albures (en grande o en
chiquito, presten atención).

-*-

Alquimia. Antes de que agoten su saldo consultando en sus celulares y tabletas qué es “alquimia”, en “Wikipedia”, y que me abrumen con toda clase de definiciones, les
aclaro que con esto nos estamos refiriendo a un antecedente, a un paso previo (si es necesario o no, ahí lo vean) a la constitución de una ciencia como tal. O como como
decía el finado SupMarcos, “la alquimia es una ciencia enferma, una ciencia invadida por los parásitos de la filosofía, el “saber popular”, y las evidencias que saturan el
complejo mundo de la comunicación actual”, según se puede leer en uno de los documentos que dejó a su muerte.

En ese texto, el difunto señalaba que la alquimia no era necesariamente un antecedente de la ciencia en el sentido de la expresión “toda ciencia fue alquimia antes de ser
ciencia”, sino que era una no-ciencia que aspiraba a ser ciencia. Dice también que la alquimia, a diferencia de las pseudo ciencias, no construye en base una mezcla de
verdades y conocimientos, con evidencias y lugares comunes. La pseudo ciencia, señala, no se acerca a la ciencia, sino que se separa de ella y se convertirá en su enemigo
más feroz y con mayor éxito de difusión en una situación de crisis; no constituye una explicación alternativa de la realidad (como sería en el caso de la religión), sino
un “razonamiento” que suple, invade y conquista al pensamiento científico, ganándole la batalla más importante en una sociedad mediática: la de la popularidad.

La pseudo ciencia no pretende ni aspira al argumento de la fe, la esperanza y la caridad, sino que ofrece una explicación con estructura lógica que “embauca” a la razón.
En sentido llano: la pseudo ciencia es un fraude, propio de la charlatanería que abunda en la academia.

La alquimia, por otro lado, aspira a liberarse, a “curarse”, a “purgar” los parásitos que son los elementos no-científicos.

Aunque reclama para sí el dudoso derecho de la maternidad de las ciencias, la filosofía, autodenominada “la ciencia de las ciencias”, es, siempre siguiendo el texto del
difunto, uno de esos parásitos. “Acaso el más peligroso”, continua el fallecido, “porque se le presenta a la ciencia como un consuelo a la afirmación-negación del “no sé”
con el que, tarde o temprano, topa la ciencia. El afán por lo racional, lleva a la ciencia a suplir la religión con la filosofía cuando llega a su límite”.

Por ejemplo, si no tuviera capacidad para explicar científicamente el por qué llueve, en lugar de recurrir al argumento de que es dios quien decide la precipitación
pluvial, la ciencia preferirá un razonamiento del tipo “la lluvia no es más que una construcción social, con apariencia teórico-empírica, en torno a una percepción
aleatoria que se da en el contexto de un continua conflagración entre el ser y el no-ser; no es que te mojes si llueve, sino que tu percepción de “mojarse” es parte
fluctuante de una decolonialidad universal”.

Aunque todo esto pudiera resumirse en “muy su pedo de la lluvia si cae o te cae”, la ciencia abrazaría esa explicación ajena, entre otras cosas porque cree, la ciencia,
que su capacidad de explicación está en el lenguaje, y no en el poder de posibilitar la transformación de la realidad. “Conocer para transformar” nos dijeron aquí hace
unos días. La filosofía le vende con éxito a la ciencia su certificado de legitimidad: “eres ciencia cuando alcanzas una lógica en el lenguaje, no cuando puedes conocer”.

Si vamos más allá, para la “alquimia zapatista”, la ciencia no sólo conoce la realidad y posibilita así su transformación, también el conocimiento científico va
“abriéndose camino” y definiendo nuevos horizontes. Es decir, para la alquimia zapatista, la ciencia cumple al llegar continuamente al “falta lo que falta”.

Si, en el pensamiento filosófico y el científico del siglo pasado, las ciencias iban “desmontando” las explicaciones religiosas, ofreciendo un conocimiento comprobable; en
la crisis por venir, las pseudo ciencias no se enfrentan a la realidad con una explicación mágica, sino que “invaden” o “parasitan” las ciencias, primero con el objetivo
de “humanizarlas”, después con la meta de suplirlas.

Las filosofías se convierten así, ya no en el tribunal que sanciona la cientificidad de acuerdo a la estructura lógica del lenguaje, sino en la explicación genérica,
naturista y homeopática, frente a la explicación de “patente”, científica. Para que me entiendan: para la filosofía posmoderna, las micro dosis son la mejor arma contra
los grandes monopolios farmacéuticos.

La popularidad de las pseudo ciencias radican en que no es necesaria la formación científica, basta nutrirse en los recovecos del lenguaje, suplir la ignorancia con la
pedantería mal disimulada, y las evidencias y lugares comunes con la elaboración lingüística compleja.

Frente a una afirmación del tipo: “la ley de la gravitación universal afirma que la fuerza de atracción que experimentan dos cuerpos dotados de masa, es directamente
proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que los separa”, la ciencia recurrirá a la observación y la experimentación,
mientras la filosofía analizará el razonamiento lógico en el lenguaje.

Otro ejemplo: una aseveración de las Neurociencias, del tipo “una lesión en el área 17 del lóbulo occipital puede causar ceguera cortical o puntos ciegos, dependiendo de
la extensión de la lesión”, puede ser comprobada con resonancia magnética funcional, con un electroencefalograma o tecnologías semejantes.

Para esto, claro, fue necesario que la ciencia avanzara hasta poder estudiar el cerebro y explicar sus partes, pero también fue necesario el desarrollo de otras ciencias
que permitieron la tecnología para obtener neuroimágenes funcionales.

Cuando, a recomendación de una compa, leí ese excelente texto llamado “El hombre que confundió a su esposa con un sombrero”, del neurólogo Oliver Sacks, pensé que Sacks se
había quedado con las ganas de abrirle la cabeza al hombre ése para ver qué pasaba en su cerebro. Aunque yo hubiera preferido abrirle la cabeza a la esposa, para entender
cómo podía aguantar que la confundieran de esa forma y no le “arregló” la disfunción a su marido con un buen zape.

Ahora el avance científico tecnológico hará posible estudiar, por ejemplo, lo que ocurre en el cerebro del Gato-perro sin necesidad de abrirle la cabeza.

Sin embargo, frente a una explicación científica del funcionamiento del cerebro, la pseudo ciencia ofrecerá su propia explicación utilizando un lenguaje pretendidamente
científico y nos dirá que los problemas que tenemos se deben a que no hemos desarrollado la capacidad del funcionamiento cerebral. Así pululan las teorías de que la
inteligencia se mide por el porcentaje de uso del cerebro. Una persona más inteligente es la que usa un porcentaje mayor del cerebro. Por ejemplo, Donald Trump y Enrique
Peña Nieto tendrían en común que usan el 0,00001 % del cerebro, mientras que Einstein habría usado digamos el 30%. El éxito de la película “Lucy” no es sólo de taquilla y
porque es de Luc Beson y sale mi ex, Scarlett Johansson; es porque permite la aparición de charlatanes que ofrecen cursos para que usted sea más inteligente con “técnicas
científicas” para aprovechar al máximo la capacidad cerebral.

Así fue fugaz el éxito de la comercialización de productos con feromonas para atraer al sexo opuesto (“si usted, mi buen, no agarra ni el autobús, no es porque no se
despegue de la pantalla de la tv o de la computadora, sino porque no utiliza este jabón-perfume que, al primer uso, verá cómo se le arrojan encima como si usted fuera
youtuber, tuitstar, o el meme de moda. Y mire nomás, por esta única vez tenemos esta oferta de 333 por el precio de 2 pero sólo si en los próximos 15 minutos marca el
número que aparece en pantalla. Recuerde tener a la mano el número de su tarjeta de crédito. ¿No tiene usted tarjeta de crédito? Mta magre, pues por eso usted no pesca
ni un resfriado; no, amigo, amiga, ni las feromonas le servirán. Mejor cambie de canal o póngase a ver videos de caídas graciosas, de las profecías de Nostradums o cosas
parecidas que le den material de conversación en la sala de chat de su preferencia).

Pero al relevo está la chambonada de la “capacidad cerebral”, que está supliendo, a las lociones con feromonas, con productos que desarrollan sus capacidades cognitivas y
puede ser usted, amiga, amigo, una persona de éxito y aprender pilotaje y reparación de naves interestelares en youtube.

Tal vez este planteamiento, que no es ni moderno ni posmoderno, no sería tan respaldado incluso por algun@s científic@s, si supieran que uno de sus promotores fue Dale
Carniege, con su best seller de superación personal -que data de 1936-, titulado “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas”, el libro de cabecera de John M. Ackerman
et al.

En resumen, mientras los científicos tratan de confirmar o descartar sus hipótesis sobre cómo funciona el cerebro, los pseudo científicos te venden cursos de gimnasia
cerebral y cosas por el estilo.

Y, en general, mientras las ciencias requieren rigor, estudio, teoría y práctica exhaustivas, las pseudo ciencias ofrecen el saber al alcance de un click en ese oscuro
objeto del deseo del Gato-perro: el mouse de la computadora.

O sea que la ciencia no es fácil, cuesta, exige, demanda, obliga. Es obvio que no sea popular ni siquiera entre la comunidad científica.

Y luego la ciencia no hace nada por sí misma y le da por romperte el corazón sin ninguna contemplación. A mí por ejemplo, me pasó. Tienen que ser fuertes y madurar para
lo que les voy a decir. Siéntense, relájense, póngase en armonía con el universo, y prepárense para conocer una cruda y cruel verdad. ¿Están listos? Bueno, resulta que
la moka o moca no existe, no hay tal cosa como un árbol de moka o un mineral de moka. La moka no es una creación de los dioses primeros para aliviar la vida y muerte del
SupMarcos. No es el fruto prohibido con el que la serpiente, disfrazada de vendedora de cosméticos rejuvenecedores, engañó a la maldita Eva, quien a su vez sonsacó al
noble Adán y se chingó Roma. Tampoco es el grial sagrado, la piedra filosofal que mueve la búsqueda del conocimiento. No, resulta que… la moka es un híbrido o una mezcla
o algo así. No me acuerdo de qué con qué, porque, cuando me lo dijeron, me deprimí más que cuando uno de los científicos dijo que el más brillante alquimista no estaba
presente, y entonces, lo confieso, me tiré al vicio y a la perdición. Me alejé de las distracciones mundanas y entendí entonces el éxito de las filosofías y las pseudo
ciencias en boga actualmente. ¿Para qué vivir si la moka no es sino una construcción del imaginario social? Entonces comprendí mejor a ese filósofo espontáneo que
hubiera tenido un gran éxito en redes sociales y que respondió al nombre de José Alfredo Jiménez. “Caminos de Guanajuato” sería la Kritik der reinen Vernunft que Kant no
pudo elaborar.

Pero, pese a heridas y cicatrices, sus pláticas de ustedes empiezan a producir efectos:

Un oficial insurgente escuchó la plática que dio el Dr. Claudio Martínez Debat en lo que refiere a herencia genética, y concluyó que es cierto. “Rápido lo apliqué
pensando en los pueblos y sí, si un compa tiene un modo de cómo es, lo ves que su papá o su mamá también tiene su modo. Por ejemplo, si el SubMoy es muy bravo es que su
papá era muy bravo de por sí”.

“Ah”, le dije, “¿entonces el SubMoy se embravece con nosotros, no porque no cumplimos los trabajos, sino porque su papá era muy bravo?”

Quedó pendiente la investigación científica porque en ese momento llegó el SubMoy a checar si ya habíamos preparado las cosas para ir a Oventik. O sea nos cayó la justicia.

-*-

Éste es un encuentro entre l@s zapatistas y las ciencias. Le agregamos el “con” a “ciencias”, no sólo por el juego de palabras, también porque el haber aceptado reunirse
con nosotras, nosotros, va más allá de su quehacer y pudiera implicar también una reflexión sobre el mundo, además de la explicación de lo que trabajan en sus respectivas
especialidades.

Ya en nuestras participaciones anteriores, el Subcomandante Insurgente Moisés y quien esto dice y escribe, nos estamos esforzando en darles datos para que se formen una
imagen, (un perfil se diría ahora), del tipo de zapatista que está interesado en aprender de ustedes.

Seguimos en el empeño porque, también como señalamos en otra intervención, nuestra aspiración es que este encuentro se repita, y se multiplique cuantitativa y
cualitativamente.

Con sus intervenciones, ustedes no sólo nos dan algunas señales de su conocimiento, también del por qué aceptaron nuestra invitación y están aquí presentes, en persona o
mediante textos, audios y videos.

Porque necesitamos la ciencia, es que estamos, junto con el SubMoy, ahora sí que desplegando nuestros encantos, para convencerlos, convencerlas, de que aquí, con nosotras
y nosotros, pueden y deben hacer ciencia.

Por eso les hablamos no de ciencia, sino de lo que hemos sido y somos, de lo que queremos ser.

Podemos hacer lo que podemos. No podemos ofrecerles becas, recursos, reconocimientos que abulten su curriculum vitae. Vaya ni siquiera les podemos hacer el paro para
conseguir, ya no digamos una plaza, al menos algunas hora-salón.

Cierto, podríamos intentar el chantaje, poner cara de “soy un pobre zapatista que habita en la serranía”.

O insinuarles con, voz seductora: “Tons qué mi plebeyoa, vámonos a Querétaro las manzanas, poninas dijo popochas, y pin pon papas, ya ve que dicen los científicos que ya
no produzcan la producción porque el mundo está como vagón del metro a las 0730, y que ya no hagan productos, que mejor adopten; tons usted y yo vamos como quien dice a
darles su surtido rico, de lengua y de maciza, para que tengan opciones, si sale varoncito le damos hasta que salga la niña, o al revés volteado, así hasta por pares, el
asunto es que no importa ganar sino competir”.

O con un DM que invite: “ándele, vámonos a deconstruirnos las ropas y a contextualizar nuestras partes privadas”

O mandarles a un whatsapp que sugiera: “usted, yo, un acelerador de partículas, no sé, piénselo”

Podríamos, aunque es seguro que no tendríamos éxito.

Lo que pensamos es hacer lo que estamos diciendo: mostrarnos como somos y cómo hemos llegado a ser lo que somos.

Para que no se sientan en desventaja al saber que están siendo no sólo escuchados, sino también evaluados (la clausura de este encuentro, el día 4 es la evaluación que del
encuentro hacen las 200 encapuchadas y encapuchados, compañeros y compañeras nuestros, bases de apoyo zapatista), es que tratamos de darles elementos para que ustedes nos
evalúen y puedan responderse a la pregunta compleja de si vuelven, o archivan estos días en la carpeta de “no volver a repetir nunca jamás”.

Esa evaluación, ahora sí que será nuestra primera desavenencia, y tendremos que decidir si la superamos como personas maduras y recurrimos a una terapia de parejas, o
hasta ahí nomás.

En todo caso, es de esperar que, en el viaje de regreso a sus lugares, se digan para sí: “mta magre, y yo que me quejaba del Conacyt y su Sistema Nacional de Investigadores”.

-*-

Antes les dije que un camino para conocernos era preguntar por qué preguntábamos lo que preguntábamos, así que otras preguntas podrían ser “¿qué entienden o esperan de la
ciencia, y de los científicos?”

Para nosotras, nosotros, la ciencia significa un conocimiento que no depende de otros factores. Ojo, la ciencia, no la investigación científica. Es decir, por ejemplo,
la ciencia exacta por antonomasia, la matemática o las matemáticas. ¿Hay una matemática capitalista y una de abajo y a la izquierda? Pongo ese ejemplo extremo porque, a
partir de ciencias en proceso de constitución, o “jóvenes” como se dice, con las comprensibles errores y “tropezones” explicativos, se generaliza y se dice “la ciencia es
culpable de tal y tal cosa”. “La ciencia es racista, discrimina, no toma en cuenta el drama personal y pasional del científico”, y de ahí, en el apocalipsis del
gato-perro, pasar a convertirse en la “madre de todas las desgracias”

Nosotras, nosotros, zapatistas no hacemos ciencia, pero queremos aprenderla, estudiarla, conocerla, aplicarla.

Conocemos el cortejo que tenemos de las pseudo ciencias y su ruta de optimización de la pobreza: el querer engatusarnos diciéndonos que, los no-conocimientos que tenemos
son, en realidad, “saberes”, dicen.

Voy a dejar de lado que esa posición invariablemente viene de la mano de quien nunca ha hecho ciencia, quiero decir, además de los experimentos de laboratorio en la
secundaria.

Así nos dicen, y nos ponen de ejemplo que sabemos cuándo hay que sembrar. Cierto, sabemos cuándo hay que sembrar, identificamos ciertas “señales” en la naturaleza y, por
usos y costumbres, sabemos que hay que plantar la semilla.

Pero no sabemos por qué con esas señales se indica el inicio de la siembra, ni cuál es la relación entre esas señales.

El interés de la juventud zapatista por la ciencia, (como en el ejemplo del estafiate que nos platicó el Subcomandante Insurgente Moisés hace unos días) encuentra eco y
apoyo ya en los adultos y ancianos, porque el cambio en el clima ha provocado que las señales se vuelvan borrosas.

Ocurre ahora que, con el cambio climático, los tiempos de “seca” o de lluvia se han trastornado. Ahora llueve cuando no le toca, y no llueve cuando le toca. Los fríos se
empiezan a hacer más cortos en duración e intensidad. Animales que se supone que pertenecen a determinadas zonas, empiezan a aparecer en otras que no tienen ni vegetación
ni clima semejantes.

Cuando la lluvia tarda en aparecer y corren peligro las siembras, en los pueblos acostumbran lanzar cohetones al cielo “para que despierta la nube”, o para darle de saber
al dios que ya es su tiempo de llover, o sea que le recuerdan de su trabajo al dios por si es que está distraído. Pero resulta que, o el dios está muy ocupado, o no
escucha, o no tiene nada qué ver con el alargamiento de la sequía.

Vean entonces que no basta el conocimiento ancestral, si es que se puede llamar conocimiento.

Así, lo que algunos llaman “el saber ancestral” de los indígenas se enfrenta a un mundo que no entienden, que no conocen; y, en lugar de consolarse en las ermitas o
iglesias, o acudir al rezo, las zapatistas, los zapatistas, se dan cuenta de que necesitan el conocimiento científico, ya no por curiosidad, sino por la necesidad de hacer
algo real para transformar la realidad o lidiar con ella en mejores condiciones.

Por eso empiezan las generaciones que prepararon y realizaron el alzamiento, las que sostuvieron la resistencia con rebeldía, y las que crecieron en la autonomía y
mantienen la rebeldía y la resistencia, a confluir en una necesidad: el conocimiento científico.

-*-

No sabemos qué tan sensible es la ciencia a la opinión pública, a las redes sociales, a la imposición de rumbos o explicaciones, ya no por presión del dinero, el Poder, el
sistema, sino por auto censura.

No sabemos si existirá algo que se pueda llamar “otra ciencia”, y si eso corresponderá al tribunal mediático o social que juzga, condena y ejecuta la sentencia contra las
ciencias.

¿A quién corresponde la construcción de la otra ciencia, si es que hay algo que así se llame?

Nosotras, nosotros, zapatistas, pensamos que es a la comunidad científica. A ella, sin importar sus fobias y sus filias, su militancia política o no. Y pensamos que
deben resistir y combatir a los parásitos que les acechan, o que ya habitan en ustedes y los debilitan.

Por eso, aunque no les hallemos el modo y no encontremos la forma de convencerlas, convencerlos, de que el nuestro es también un esfuerzo de vida y que les necesitamos en
ese empeño, ustedes deben seguir sin descanso, sin darse tregua, sin hacer concesiones, ni a nosotros ni a nadie.

Deben seguir porque su compromiso es con la ciencia, es decir, con la vida.

Muchas gracias.

Desde el CIDECI-Unitiera, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México.

SupGaleano.

México, enero del 2017.

Del Cuaderno de Apuntes del Gato-Perro.

El 3de3 del Gato-Perro

No sé si todavía, pero hace unos 10-12 años, se cantaba-bailaba el ska. Recuerdo vagamente que se organizaban conciertos para la banda y en solidaridad con las distintas
luchas populares. No sé tampoco si todavía se haga eso, pero en esos toquines, la entrada, en lugar del varo, la luz, la paga, los pesares, la lana, la marmaja, la
pachocha, se conseguía con un kilo de arroz, frijol o azúcar que era enviado luego a esos movimientos. Algunos de esos conciertos fueron en apoyo a la resistencia de las
comunidades zapatistas, y en aquella ocasión, creo en 2004, me mandaron unos vídeos donde sólo veía una nube de polvo, en la que, vagamente, la banda brincaba como si
tuviera hormigas en la coliflor, al ritmo de “La Carencia”, que es lo que “Defensa Zapatista” encontró al buscar en internet el significado de la susodicha palabra. Le
dije al compa que no se veía ni maís palomas, me respondió que tal vez era mi computadora, porque en la de él se veía, cito textualmente, “chido, mano, chido”.

Luego resultó que su computadora era de ésas ultramodernas, con palanca al piso, helipuerto, mesa de boliche y servibar, y la mía, pues cómo les diré, usaba el sistema
operativo de disco o DOS, y que lo más moderno que leía eran los disquettes de 5 ¼ pulgadas (lo que era como tratar de leer la llamada “Piedra del Sol” que está, o estaba,
en el Museo Nacional de Antropología, con la ayuda desinteresada de IBM).

En una vuelta que se dio a estas montañas, el compa revisó mi computadora portátil y sentenció, cito textualmente: “no pos está cabreras, y pior que ni es el video
original, ése quién sabe de quién es, éste el efectivo, el merengues mendez”, y puso ya otro video tomado desde el templete. Y ahí sí se podía escuchar la música y ver a
la raza cargando diversos tipos de muñecos de peluche. Si es que todavía se toca, canta y baila esa música, deben haber muerto de envidia cuando vieron los muñecos de
Sherlock Holmes y Einstein de la primera plática.

Bueno, resulta que por aquellos años el difunto SupMarcos grabó, con los musiqueros que se autodenominan “Panteón Rococó”, un cidi que se llamó “3 veces 3”, aunque ignoro
la causa, motivo o razón para que se llamara así. Esto viene al caso, o cosa, según, porque tal vez ahí es donde se puede encontrar el antecedente de eso que llaman el
“3de3”. Ahora que ya es público que el Congreso Nacional Indígena formará un Concejo Indígena de Gobierno y presentará a la vocera de dicho Concejo como candidata a la
presidencia de la república mexicana en 2018, el Gato-Perro se sintió obligado a presentar su declaración “3de3”, por aquello del no te entumas y más vale pájaro en mano
que siéntate porque te caes. Va:

1 de 3: La Inteligencia Artificial contra la Inteligencia Zapatista.

“El sistema político ha sido hackeado”, reza el letrero que cintila en todas las pantallas del complejo de Inteligencia Artificial de la Sociedad del Poder.

La sala central de Chat se enciende, En forma casi simultánea aparecen diversos “nicknames”, a cual más de ridículos.

Empieza un parloteo insulso, que cesa inmediatamente cuando aparece el nickname de “Bossy”.

No es una reunión como cualquier otra. Y no me refiero a que nadie asiste de cuerpo presente. Ni siquiera aparecen los avatares de rigor. Sólo voces.

Pero cada voz sabe su lugar en la jerarquía. Mientras menos hable, mayor su rango.

En este momento, una voz señala:

“No creo que haya de qué preocuparse realmente. Es claro que eso no hará sino saturar aún más el centro. Una opción más para quienes creen que eligen y deciden. No le
veo mayor problema, hay que dejarlos seguir. Y, bueno, esa geografía ya está definida desde hace tiempo. Sugiero que pasemos a otro tema…

Otra voz interrumpe, en su tono dubitativo se adivina su nivel:

“Disculpen. Creo que no debemos menospreciar lo que pretenden. Basta darse cuenta que ni siquiera estaba contemplado entre los miles de escenarios que previeron nuestros
sistemas. De hecho, no nos dimos cuenta hasta que las pantallas lo avisaron.

Cuando vimos el parpadeante destello de “Warning. El sistema político ha sido hackeado.”, pensamos que era otra incursión de hackers y que no habría de qué preocuparse.
Los firewalls se encargarían no sólo de anular el ataque, también de contra atacar con un virus que devolvería al intruso a la comunicación con señales de humo. Pero no,
el sistema ni siquiera advertía de un virus o de un riesgo de infiltración. Simplemente señalaba que estaba algo para lo que no tenía ni siquiera una tipificación para
clasificarlo”.

Otra voz, mismo volumen, tono parecido:

“Coincido. La propuesta es demasiado arriesgada como para que se conformen con disputar el centro. Estuve haciendo cuentas, y creo que apuntan a quienes ni siquiera
aparecen en nuestras estadísticas. Esta gente quiere destruirnos”.

Varias voces estallaron en murmullos. Las pantallas cintilaron con textos en caracteres ilegibles para los no conocedores.

Una voz cuestionó con autoridad:

“¿Qué sugieren?”

“El vacío”, dijo otra voz, “que los medios miren hacia otro lado. Y que la izquierda bien portada los ataque. Racismo no les falta, y bastará alguna insinuación y
seguirán por inercia. Ya lo hemos hecho antes, así que no habrá problema.”

“Procedan”, dijo la voz con autoridad y varias pantallas se iluminaron con la sentencia “Offline”.

Sólo quedaron las voces más pequeñas chateando:

“Bueno”, dijo una, “pues creo que otra vez tendremos que lidiar con sorpresas no previstas, como la de 1994”.

“¿Y tú qué harías?”

“Mmh… ¿Recuerdas el chiste malo de hace unos años, que si querías prepararte para el futuro tendrías que aprender chino? Bueno, pues yo recomendaría empezar a estudiar
lenguas originarias. ¿Y tú?”

“Bueno, podríamos tratar de encontrar un puente, algún tipo de comunicación.”

“¿Para qué?”

“Pues para negociar condiciones dignas en la cárcel. Porque no creo que esa gente ofrezca amnistía alguna, ni anticipada ni posterior.”

“¿Y tú que sugieres?“

Una voz, hasta ese momento en silencio dijo:

“Diría que aprender, pero creo que ya es demasiado tarde para eso”.

“Pero tengo una hipótesis”, continuó, “lo que ocurrió es que la Inteligencia Artificial que anima nuestro servidor central funciona con los datos con los que la
alimentamos. En base a ellos, la IA prevé todos los escenarios posibles, sus consecuencias y las medidas a tomar. Lo que pasó es que lo que hicieron no estaba en ninguno
de nuestros escenarios, la IA se, como quien dice, sacó de onda y no supo qué hacer, activando simultáneamente la alarma anti hackers y antivirus y echando a andar la
reacción al escenario más cercano que tuvo a la mano, es decir, el SupMarcos como aspirante presidencial”.

Otra voz lo interrumpe: “¿Pero no el Marcos ya está muerto?”.

“Está”, responde otro, “pero por lo mismo”.

“O sea que nos la volvieron a hacer, pinches zapatistas”.

“¿Y ya no tiene remedio?”

“Pues no sé ustedes, pero yo ya tengo apartado el vuelo para Miami”.

“Yo ya miro con temor a la indiada, nunca se me hubiera ocurrido que podrían llegar a mandar”.

En forma casi simultánea, las distintas pantallas se iluminaron con la misma frase: “Standby mode”

Las luces rojas siguen encendidas. Las sirenas de alerta suenan sin parar, alarmadas, histéricas.

Lejos de ahí, unas mujeres del color que somos de la tierra, apagan su computadora, desconectan el cable del servidor, y sonríen y parlotean en una lengua incomprensible.

Entonces una niña llega y pregunta en español: “Oí mamaces, ya lo acabé la tarea, ¿ya podemos ir a jugar? Es que no hemos completado el equipo, pero no preocupas mamaces,
ya vamos a ser más, de repente dilata, pero ya vamos a ser más”

Las mujeres salen corriendo y riendo detrás de la niña. Corren y ríen como si al fin hubiera un mañana.

Doy fe.

Guau-Miau.

Nota: Cuestionado el Gato-perro por qué su declaración “3de3” sólo tenía una parte y no las 3 como su nombre lo indica, respondió gruñendo y ronroneando: “falta lo que falta”.


Audios: El Cni rumbo a la reconstitucion del pais

tags : cni, pl-fr,

NotiFrayba: El Congreso Nacional Indígena rumbo a la reconstitución del país

Delegado del CNI durante los trabajos de la segunda fase del Quinto Congreso en CIDECI.

Desde el 29 de diciembre arribaron al CIDECI – Unitierra de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, cientos de delegados y delegadas de los pueblos indios de México aglutinados en el Congreso Nacional Indígena (CNI) para participar en los trabajos de la segunda etapa de su quinto congreso el cual tenía como objetivo conocer la voz colectiva de la consulta realizada a los pueblos que lo integran. Los trabajos se llevaron a cabo el 30, 31 en el CIDECI, y el 1 de enero en el Caracol de Oventic. En el caracol de Oventic, el primero de enero del 2017, el CNI y el EZLN anunciaron la decisión de crear un Concejo Indígena de Gobierno para gobernar al país, cuya voz será la de una mujer indígena que se postulará como candidata a las elecciones presidenciales del 2018. La consulta se realizó en un total de 525 comunidades de 43 pueblos en 25 estados, fueron 430 comunidades las queaprobaron la propuesta.

Te invitamos a escuchar lo que pasó en este momento histórico: